La República Más

Las administradoras de Riesgos laborales (ARL) han entregado más de 23,06 millones de elementos de protección para el personal de la salud

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La reactivación de la economía ha significado un gran reto para las empresas, pues no solo han tenido que reinventarse y reacomodar sus espacios, también han tenido que capacitar a sus empleados para que puedan adaptarse a la nueva normalidad.

En ese proceso, las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) han sido la clave, pues han acompañado a las empresas en la adaptación y en el manejo de sus empleados, haciendo énfasis en la importancia del autocuidado para que se minimice el riesgo de contagio en la reapertura de sus actividades.

Las más recientes cifras de Fasecolda muestran que en la semana del 1 al 7 de junio, el número de trabajadores expuestos a covid-19 en el país ha llegado a 8.034, de los cuales 5.189 son sospechosos de tener el virus, 2.080 son casos confirmados y 765 ya se han recuperado.

“La reactivación nos ha traído grandes retos. Salir de nuestras casas y mover la economía nos expone a mayores riesgos de contagio”, afirmó Miguel Gómez Martínez, presidente de Fasecolda.

Asimismo, agregó que “hoy más que nunca, las ARL se convierten en las protectoras de la fuerza del país. Sin embargo, esta gestión no la podemos hacer solos, necesitamos también del compromiso de todos y que sean responsables con el autocuidado. Unidos podremos enfrentar esta pandemia”.

Por su parte, Néstor Hernández Ospina, presidente ejecutivo de Equidad Seguros, resaltó la importancia de las capacitaciones de prevención del virus, pues por medio de estas se “forman replicadores de información al interior de las empresas y en los hogares de los afiliados”.

Hernández resaltó que el objetivo de la ARL es continuar sensibilizando a las empresas y a sus trabajadores sobre la importancia del autocuidado para la prevención del contagio.

Juan Guillermo Zuloaga, director de líneas de capital humano de Axa Colpatria, explicó que están adelantando acciones de promoción y prevención con sus afiliados, brindándoles información actualizada sobre las regulaciones y haciéndoles capacitaciones por internet para que pongan en práctica los protocolos de bioseguridad de forma correcta.

En Positiva Compañía de Seguros, Camilo Gómez Cristancho, vicepresidente de promoción y prevención, aseveró que es fundamental garantizar la salud, seguridad y bienestar de todos los empleados utilizando el acompañamiento y la innovación en estrategias que permitan realizar una sensibilización a empresarios, trabajadores y a sus familias sobre los riesgos y las formas de prevenirlos.

“Las ARL deben incluir en su misión el objetivo de garantizar el fortalecimiento de la cultura de prevención en la comunidad trabajadora”, dijo.

Cabe resaltar que las ARL continúan haciendo acompañamiento a sus afiliados por medio de canales de atención psicológica para mitigar el impacto del encierro y de los cambios en la rutina. Además, ayudan a que los empleados tengan la confianza suficiente para retomar sus labores en las oficinas.

De la misma forma, desarrollaron instrumentos educativos y pedagógicos para enseñarles a las personas lo que deben saber sobre la enfermedad y la manera en cómo deben actuar para evitar contagios y proteger a sus familias.

LOS CONTRASTES

  • Miguel Gómez MartínezPresidente de Fasecolda

    “Las ARL se convierten en las protectoras de la fuerza del país, pero esta gestión no la podemos hacer solos, necesitamos del compromiso de todos con el autocuidado”.

  • Néstor Hernández OspinaPresidente ejecutivo de Equidad Seguros

    “Capacitaciones de prevención del virus son la herramienta fundamental para formar replicadores de información al interior de las empresas y en los hogares de los afiliados”.

Por el lado de las empresas, las ARL han estado también guiando el desarrollo de los protocolos de bioseguridad pertinentes para que los diversos grupos de trabajadores puedan retomar sus operaciones y cumplan con los parámetros impuestos por el Gobierno.

Además, han hecho seguimiento a los trabajadores de alto riesgo, dándoles servicios de telemedicina.

De cara al futuro, las ARL trabajan en la identificación de los riesgos del teletrabajo, pues es probable que las empresas lo implementen con más frecuencia en los próximos años, debido a las eficiencias que se han encontrado desde lo laboral y económico durante estos meses de pandemia.