Entre las monedas, la que más perdió valor en la jornada del viernes fue el rand sudafricano, que reportó una caída de -2,05%

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El efecto del Covid-19 en las bolsas continuó fuerte este viernes luego de una semana en la que los precios del petróleo se desplomaron a niveles que no se veían hace dos años, los principales mercados se vieron afectaos y el dólar alcanzó su nivel más alto en Colombia: $3.539. Sin embargo, los mercados emergentes fueron los que absorbieron gran parte del choque.

La divisa más depreciada fue el rand sudafricano (ZAR), que reportó una caída de -2,05% al cierre de la jornada, seguida por la rupia indonesia (IDR), que cayó -2,04%. La tercera moneda fue el peso mexicano (MXN), con -1,84%, siendo esta la moneda que más se depreció entre las divisas latinoamericanas.

“Hoy en día están más golpeados en general todos los activos que tienen riesgo, tanto las bolsas de acciones, como las monedas”, explicó Camilo Pérez Álvarez, jefe de investigaciones Económicas del Banco de Bogotá. Otra moneda que sintió el impacto de la aversión al riesgo de los inversionistas, que se volcaron hacia activos refugio como el dólar y el oro, fue el rublo ruso que se depreció -1,8%, y el peso colombiano (COP) que se depreció -1,4%.

“El peso colombiano suele ser una moneda muy volátil, el hecho de que tengamos un déficit de cuenta corriente hace que su principal consecuencia sea esa, que la moneda sea volátil. En episodios como el actual de mucha incertidumbre siempre estamos entre las más devaluadas, pero cuando estamos del otro lado también nos va muy bien”, explicó Pérez.

Al cierre de esta edición, el índice Laci (Latam Currency Index), agregado que refleja el comportamiento de todas las monedas latinoamericanas frente al dólar, mostró una desvalorización de 0,5%. Luego del peso colombiano y el mexicano, el peso chileno (CLP), que se depreció -0,7% y fue la novena divisa emergente más afectada, y el real brasileño (BRL), con un balance de -0,35% en la jornada.

Según Pérez, las monedas de Latinoamérica se ven afectadas no solo por lo que está pasando, sino también porque vendemos commodities, y se espera que uno de los efectos del virus sea un impacto económico con menor demanda de estos bienes.