.
FINANZAS PERSONALES Clima, dólar y precios
martes, 17 de noviembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Manuel Felipe García Ospina

Pero hay mucha más tela de donde cortar: hablando y preguntando, que es como se saben muchas cosas, más allá de las que se publican, he podido deducir que los precios pueden traernos algunas sorpresas todavía. Dicen que el fenómeno del niño vendrá con mayor fuerza en los próximos meses (especialmente el primer trimestre de 2016), pero un detalle es el que me preocupa, como es el hecho que el fenómeno llegó después de lo que esperaban los agricultores. Obviamente ante un clima que daña los cultivos la opción es posponer los mismos, pero en Colombia, en no pocos casos, se han pospuesto casi un año, teniendo en cuenta que se esperaba que el clima seco estuviera presente a finales de 2014 e inicios de 2015. No se dio, se está presentando en la segunda parte de este año, por lo cual los cultivos se movieron para mitad de 2016. Es decir, vamos a tener cerca de dos años de producción agrícola en muchos sectores en lo mínimo, y esto debe seguir impactando precios. 

El segundo tema es que muchos productores, tanto agropecuarios como industriales, que aguantaron el aumento en el precio del dólar, tratando de no pasarlo a los consumidores finales, no aguantan más. Durante los últimos seis meses, que el dólar ha estado al alza, llevaron contra sus estados financieros los costos crecientes de producción, pero ya el esquema no aguanta mas, y el paso de los costos crecientes, que no se había dado en su totalidad, se deberá ver reflejado en los próximos meses.

 No sé si en las condiciones actuales el incremento de la tasa de interés tenga el efecto de controlar el aumento de precios que se ha venido registrando. Una cosa es la política monetaria ante un aumento de la demanda, pero otro es el efecto cuando el problema es una falta de oferta. Una solución podría ser importar bienes y productos, que si bien tiene un efecto positivo sobre los consumidores finales, no arregla el problema de los productores, que seguirán sintiendo el peso de la subida del dólar.

 Es un panorama complejo, en el cual el Banco de la República, debe tener unas buenas dudas sobre el procedimiento a seguir. Nuestro banco central ha sido reconocido como muy exitoso en política monetaria, estabilidad de los indicadores que maneja, entre muchas otras cosas; por lo que no se le debe criticar por tomar el tiempo para pensar prospectivamente como superar fenómenos tan extraños en la economía como son una desaceleración económica con altos precios en simultánea.