Comercio

Zonas francas


Conozca algunas de las ventajas que tienen estas zonas

Mejora de 25% en margen

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

El crear empresa puede ser uno de los procesos más complicados en el desarrollo económico de los países, pero, en Colombia, las zonas francas se han convertido en una de las grandes ayudas para que las empresas tengan un impulso y entren a competir en los proyectos de producción.

Se debe tener en cuenta que “Colombia actualmente cuenta con 112 zonas francas en donde funcionan 970 empresarios de las pequeñas y medianas empresas, con inversiones por $44,63 billones”, según Diego Francisco Vargas, gerente general Zona Franca de Bogotá.

Pero la gran pregunta es ¿cuál es el proceso que se debe seguir para lograr invertir en una zona franca? LR le da a conocer los detalles de este procedimiento explicado por los expertos.

Diego Mauricio Gaitán, gerente general de Desarrolladora de Zonas Francas S.A, explica que lo primero que debe tener en cuenta una empresa que quiera instalarse en el país es “analizar cómo le beneficia los incentivos de instalarse en el régimen de zonas francas”. El segundo punto es estudiar los aspectos logísticos entre los que están: los impuestos locales, la empleabilidad, el acceso a materias primas, entre otros, todo con el propósito de tomar la decisión de instalarse en esa u otra ciudad.

LOS CONTRASTES

  • Diego Francisco VargasGerente general Zona Franca Bogotá

    “las zonas francas son la mejor plataforma de comercio exterior y un motor de la economía nacional”.

  • Andrea Gallegovicepresidente Comercial de Terranum

    “es importante verificar detalladamente uno a uno los requisitos y compromisos que establece la norma”.

1. Analizar incentivos que se otorgan en la ZF

Los analistas explican que el primer punto para saber si invertir o no en una zona franca es analizar la viabilidad del proyecto. Vargas afirmó que “la viabilidad financiera del proyecto involucra hacer un análisis de los incentivos tributarios que le reconocen las zonas francas al inversionista en materia de una tarifa única de renta de 20% y la exención del pago del IVA para la compra de materias primas”.

2. Evaluar los aspectos logísticos en la ciudad

Tener en cuenta si los aspectos logísticos, de materia prima y hasta la empleabilidad permitirán que una empresa tome la decisión correcta frente a la zona franca en la que debe situarse. Como explicó Vargas “las zonas francas son la mejor plataforma de comercio exterior con que cuenta el país y un motor de la economía nacional dado el sinnúmero de encadenamientos productivos con las demás empresas”.

3. Estudiar las posibilidades de ahorro

Después de llevar a cabo el segundo paso, se debe entrar en un proceso de análisis de incentivos, ahorros y también de economía de escala que genera las zonas francas en las que la empresa está interesada. Gaitán en este punto manifiesta que “en el caso de la Zona Franca de Bogotá puede generar una mejora en el margen neto en industria hasta 25% y en servicios hasta 39%”.

4. Creación de la nueva compañía

Antes de tomar la decisión final Gallego expresa que “es importante verificar detalladamente uno a uno los requisitos y compromisos que establece la norma del régimen franco, los cuales varían para cada uno de los tipos de zonas francas que contempla el régimen”. Por eso al tomar la decisión se inicia la creación de una nueva compañía, ya que el régimen de Zonas Francas exige nueva empresa y nueva inversión.