Especiales La República

Proyecto de Historia de la Información Económica


El Proyecto de Historia de la Información Económica busca identificar durante las seis últimas décadas (1954-2014) los hechos, noticias y decisiones financieras, empresariales y de política pública que han formado la estructura económica del país.

jueves, 11 de junio de 2015

En todos los cargos que ocupó, Jorge Cárdenas se distinguió por su liderazgo y su capacidad innata de ‘hacer política’ en beneficio de los cafeteros

LR

Jorge Cárdenas Gutiérrez (1930) empezó a trabajar en la Federación Nacional de Cafeteros en 1963 y se retiró en 2002. Pasó de la dirección financiera del gremio más poderoso de Colombia a la gerencia general en 1983, en todos los cargos que ocupó se distinguió por su liderazgo y su capacidad innata de ‘hacer política’ en beneficio de los cafeteros, rasgo que marcó la época más brillante del gremio cuando era un grupo económico con poder en el Banco Cafetero, la Flota Mercante Grancolombiana y al interior de la Organización Internacional del Café.

Pero lo que más recuerdan sus discípulos de esas épocas doradas es su gran capacidad de negociación. Mucho de lo que hoy han logrado los cafeteros se debe a la gestión de esos años, lapso en el que la caficultura colombiana se posicionó en el mundo y se convirtió en la espina dorsal de la economía agraria y el comercio exterior. Varios años después de su retiro de su rol gremial, no se aleja del todo de la actividad económica y asiste a juntas directivas a un sin número de compromisos sociales y solidarios.

¿Cómo ve la coyuntura del café? 
Muy difícil. Aquí, a diferencia de muchos otros países, se le ha acentuado el minifundio, yo diría que es casi un microfundio, una caficultura muy familiar. Las grandes haciendas con capacidad de invertir de elevar productividad han ido desapareciendo, tal vez no fueron rentables. La economía no les ayudo mucho y el país ha ido quedando en manos de una caficultura socialmente (muy importante) pero difícil de manejar, y difícil de hacer crecer, porque es una caficultura muy dispersa. Colombia tiene una caficultura que no se puede mecanizar por los lugares donde se encuentra, por el tipo de la geografía donde esta ubicada.

¿Cómo mira el cambio de gerencia en el gremio? 
Aprecio a los doctores Luis Genaro y Gabriel, creo que hicieron la tarea que había que hacer. Colombia no estaba acostumbrada a tener plagas y ahora tenemos enfermedades y plagas en la caficultura que la hacen compleja y difícil. En segundo lugar, se ha dado una batalla por mantener la producción por llevarle al productor asistencia, extensión todo lo que sea posible en una época muy distinta, porque la caficultura se auto sostuvo hasta cerca de la mitad de los 90, genero los ingresos necesarios para remunerar al productor y para hacer una inversión. La Federación ha sobrevivido y ha mantenido las tareas básicas de investigar, hacer extensión de promover variedades, renovar y lograr recuperar la producción, y ahora empieza a recuperar el mercado  que se había perdido.

¿Cuál es el reto del nuevo gerente? 
Ha llegado la hora de recuperar clientela. La industria cafetera sin una buena institución, con buen anclaje en organización y apoyo sale adelante. El productor pequeño no es capaz de desarrollar y de innovar en la producción de café si no tiene un equipo técnico al lado que le este ayudando.

¿No es muy amigo de los conceptos de Juan José Echevarría? 
Aprecio a Juan José, estuvo muchos años dentro del café, aprendió a manejar grandes problemas y ahí tengo que leerlo más en detalle porque no me convencen algunas de las ideas que tiene. Sobre todo que la Federación deje de intervenir. No es como dice que la Federación fija un precio, el comercio cafetero esta muy competido, hay grandes empresas actuando en la exportación colombiana. Si la Federación no paga el precio justo, otros lo van apagar. No creo que la Federación sea la última palabra en materia de precio. Hoy la competencia, es grande y si la Federación no se mueve a la par con el mercado internacional pues se queda sin café.

Que el Gobierno se retire, se aparte de la Federación, que no se meta ¿es buena idea? 
Viví una época donde cada jueves se reunía la plana mayor del Gobierno en la Federación para asistir al Comité. Hoy no necesariamente están todos los jueves, el Comité no se reúne con la misma regularidad y no necesariamente tienen que asistir todos los ministros. Pero el café tiene mucho impacto entonces es muy importante para el Gobierno. El Fondo Nacional es una institución muy valiosa y el Gobierno tiene que saber qué esta pasando con el Fondo”

¿Le gustan los nombres de Gómez o Samper? 
Todos ellos tienen un vínculo importante con el café. Esta bien que circulen nombres y que el gremio delibere sobre ellos, tal como fue toda la vida. Llegará una terna decantada al Comité donde el Gobierno también tiene la última palabra porque se requiere el voto del Gobierno.

¿Si fuera ministro de Hacienda qué haría? 
Pues, no sé francamente. No sé que más haría. El Ministro está trabajando en lo que se tiene que hacer. Creo que falta más solidaridad nacional alrededor de que el país se convenza de que tenemos un buen futuro, un buen porvenir. Y que debemos apoyarnos unos con otros, porque a veces los conflictos internos demoran más. A mi me preocupa el proceso de paz ya el país compró esa idea, está dentro de esa política y si mañana le decimos que no hay proceso, que desafortunadamente no se pudo llegar a la meta final, va sentir una gran desilusión y frustración.

Cárdenas es el ejemplo de un gran negociador global
A Jorge Cárdenas le correspondió gerenciar la época más brillante de la Federación de Cafeteros. No solo cosechó los grandes logros internacionales sino que tuvo que sortear los mayores problemas, como cuando se acabó el acuerdo, tipo Opep, de los países productores. El llamado pacto cafetero terminó el 4 de julio de 1989, Cárdenas Gutiérrez logró negociar con unos 80 países miembros de la Organización Internacional del Café, OIC, para mantener el pacto de cuotas, pero no lo logró. Era luchar en contra de la oferta y la demanda. Eso partió en dos la historia cafetera nacional.

Nació en Medellín el 20 de agosto de 1930. Es abogado de la Universidad de Antioquia con una maestría en Administración de Syracuse University. Antes de ingresar a la Federación trabajó en el Banco de Bogotá y fue secretario de Hacienda del municipio de Medellín.

Documentos adjuntos