.
Industria

Negocios, entre la pandemia y el vandalismo


Empresas sufren por locales destruidos y saqueos

Solo 8% de las empresas en Bogotá trabaja con 100% de su capacidad

martes, 11 de mayo de 2021

Además del impacto económico del paro, la pandemia produjo que en la capital del país 25% de las empresas cerraran temporalmente

Anderson Urrego - aurrego@larepublica.com.co

La región central es una de las más afectadas por las jornadas de Paro Nacional, que ya están cerca a completar dos semanas y a la fecha sumarían más de $1 billón en daños en el país.

En Bogotá, informó Fenalco, cada día de paro le cuesta al comercio capitalino $50.000 millones. Esto, sin incluir los sobre costos en asuntos logísticos, ni los daños a la infraestructura pública y privada, que termina afectando el trabajo y generando más pobreza para los ciudadanos.

En cuanto a ventas, estas han caído en más de 90%, debido a que el fin de semana hubo cuarentena y en los días hábiles, por temor, “los comercios no han podido operar de manera continua y las personas que no participan de las marchas han estado concentradas en regresar a sus hogares”, indicó Fenalco.

Además del paro, la pandemia ha sido otro de los golpes más duros para los comerciantes. Según cifras de la Cámara de Comercio de Bogotá, el porcentaje de empresas operando a plena capacidad pasó de 30% en marzo a 8% en abril. Asimismo, las cerradas temporalmente aumentaron de 10% a 25% en abril.

De igual forma, en Antioquia, todos los días de Paro y desmanes han dejado pérdidas que superan los $130.000 millones de pesos. Esta cifra, a corte del jueves 3 de mayo.

Otra de las zonas impactadas con severidad fue la región de los Santanderes.
Allí el director de Fenalco Santander, Alejandro Almeyda Camargo, expresó que, además de rechazar los actos vandálicos, estos generaron una destrucción de 86% en varios lugares del departamento y la capital, en la que se concentraron las jornadas de manifestaciones.

“El día de ayer cuantificamos $3.000 millones solamente en los daños a las fachadas de los comerciantes”, dijo el directivo de la agremiación en este departamento.

Adicionalmente, Almeyda especificó que es importante articular a todos los sectores económicos del país para generar diálogos y frenar contundentemente las protestas, que a la fecha han aumentado los niveles de desabastecimiento en productos alimenticios y combustibles. Hay que resaltar que, en Santander, se han cerrado definitivamente 13.000 unidades productivas.

A estas cifras se le suma una tasa de desempleo de 14% en este departamento, muy superior a la presentada hace un año, según palabras del directivo.

Sectores como el ganadero han registrado que en la zona central se encuentran los departamentos que más afectación tienen, en términos de novillos y litros de leche comercializados.

De las pérdidas totales de $121.335 millones, Cundinamarca aportó $19.164 millones, al no poder ser comercializados 1,8 millones de litros diarios de leche ni 9.400 novillos desde el inicio del paro.

Cifra cercana se presentó en Antioquia, donde la imposibilidad de comercializar 1,9 millones de litros de leche al día y 1.100 cabezas de ganado diario produjeron pérdidas de $18.362 millones.

En Santander, las pérdidas rondan los $7.233 millones, por 1,8 millones de leche al día que no pueden movilizarse.

El panorama para las Pyme

Según advierten los gremios, la situación en la capital es más preocupante si se tiene en cuenta que 96% de los comercios afectados por el paro y los actos de vandalismo son micro y pequeñas empresas. Del total de estos, indicó Fenalco, 5% han sido víctimas de ataques contra la infraestructura de su negocio, o de saqueos, por lo que han tenido que invertir en reparaciones e inventario.

Los visitantes han dejado de asistir en 90% a San Victorino

Angélica Leguizamón, representante, miembro de la junta directiva de los comerciantes de San Victorino en Bogotá, explicó que las ventas en este popular sitio de comercio de la capital han tenido una reducción de más de 60% a causa de la pandemia y la situación social.

Cerca de 90% de los visitantes que frecuentemente tiene esta zona ha dejado de asistir a los establecimientos comerciales por razones como el miedo a ser agredidos en medio de los actos vandálicos generados en las jornadas.

Esto dificulta el proceso de reactivación económica y afecta mucho la situación actual del gremio. “El miércoles no pudimos trabajar, hemos tenido que cerrar antes de tiempo. El sábado tuvimos una afectación muy grande y esto nos afecta porque varios días hemos tenido que cerrar antes del medio día, cuando empiezan las marchas y las protestas”, expresó Leguizamón.

En calles del Centro de la Capital ha habido gran cantidad de actos vandálicos que han afectado el nivel de ingresos de quienes sustentan su actividad en el comercio. Por ejemplo, en jornadas como las del Madrugón, que se desarrollan normalmente los días miércoles y sábado, se facturan cerca de $120.000 millones por mes.

La ejecutiva mencionó que estas pérdidas se dan gracias a que ni siquiera se ha logrado alcanzar 30% del comercio que antes evidenciaban en estas jornadas, lo que se traduce en que la cifra de ingresos tan solo en esta iniciativa no ha llegado a rondar $30.000 millones.

Así las cosas, el sector, además de tener que realizar inversiones frecuentes en seguridad para enfrentar la delincuencia común, afirman que las pérdidas por daños a la infraestructura de sus locales puede llegar a rebasar $100 millones, por lo que piden una pronta solución.