.
Turismo

Mis documentos 2024


Semana Santa es una oportunidad para recargar energías, reconectar con los objetivos y disfrutar de un merecido descanso

TECNOLOGÍA

La historia del carro de Apple que nunca vio la luz, un caso de estudio sobre indecisión

jueves, 28 de marzo de 2024
Foto: Bloomberg

El plan era que el vehículo saliera al mercado unos cinco años después con una pantalla de televisión gigante, un potente sistema de audio y ventanillas que ajustaban su propio tinte

Bloomberg

A principios de 2020, los altos ejecutivos de Apple Inc. se reunieron en una antigua pista de pruebas de Chrysler en Wittmann, Arizona, para probar la última encarnación del coche que el gigante tecnológico llevaba años intentando fabricar. El prototipo, un monovolumen blanco con laterales redondeados, techo totalmente de cristal, puertas correderas y neumáticos de banda blanca, estaba diseñado para albergar cómodamente a cuatro personas e inspirado en el clásico microbús Volkswagen de flores. Apple se refería a este diseño como Bread Loaf.

El plan era que el vehículo saliera al mercado unos cinco años después con una pantalla de televisión gigante, un potente sistema de audio y ventanillas que ajustaban su propio tinte. La cabina tendría asientos tipo club, como los de un avión privado, y los pasajeros podrían convertir algunos de los asientos en reclinables.

Y lo que es más importante, tendría lo que en el sector se conoce como autonomía de nivel cinco, es decir, conduciría completamente solo gracias a un revolucionario ordenador a bordo, un nuevo sistema operativo y un software en la nube de desarrollo propio. No habría volante ni pedales, solo un mando tipo videojuego o una aplicación de iPhone para conducir a baja velocidad como apoyo. Como alternativa, si el coche se encontraba en una situación en la que fuera incapaz de navegar, los pasajeros llamarían por teléfono a un centro de mando de Apple y pedirían ser conducidos a distancia.

En el desierto de Arizona, el CEO, Tim Cook, el COO, Jeff Williams, y altos cargos del equipo de diseño de Apple se sentaron en el prototipo mientras conducía por una pista de pruebas. Les encantó lo que vieron. Pero había un problema, como dejó claro el jefe del proyecto, Doug Field: aún quedaba mucho trabajo por hacer antes de que el sistema de conducción autónoma funcionara en el mundo real. Field, que había sido contratado fuera de Tesla Inc. para supervisar el proyecto, propuso reducir los objetivos de conducción autónoma al Nivel 3, que requiere que un conductor humano esté listo para tomar el control en cualquier momento. Sin embargo, los jefes de Field querían el Nivel 5 para este prototipo de la empresa.

Al año siguiente, Field dejó Apple. Con su sucesor, Kevin Lynch, que también dirige el grupo de software del reloj inteligente de Apple, el diseño del coche siguió evolucionando. Ahora tenía forma de vaina, con laterales de cristal curvado que hacían las veces de puertas de ala de gaviota, y la empresa se planteó incluir rampas para facilitar la carga pesada. La parte delantera y la trasera eran idénticas, y las únicas ventanas estaban en los laterales. (Más tarde se añadieron ventanas delanteras y traseras.) Algunos participantes en el proyecto lo llamaron el I-Beam.

El I-Beam nunca llegó a fabricarse, como tampoco ninguno de los otros diseños de Apple. Ahora, parece que nunca lo harán. El lunes 26 de febrero por la noche, los cerca de 2.000 empleados del Grupo de Proyectos Especiales de Apple recibieron un correo electrónico en el que se les anunciaba una reunión el día siguiente. El martes por la mañana, los empleados reunidos en las salas de conferencias Apple en Silicon Valley recibieron la noticia de que el Proyecto Titán finalizaba de inmediato. Lynch y Williams dieron la noticia por videollamada y no explicaron la decisión.

La reunión duró unos 12 minutos. Algunos empleados serán trasladados inmediatamente a la división de IA de Apple y otros pasarán a la ingeniería de software. Sin embargo, una parte del equipo se quedaría sin trabajo. Otros empleados recibieron correos electrónicos con sus indemnizaciones. En cuanto a la pista de Arizona, Apple ya está trabajando para venderla.

La decisión no fue una sorpresa. A lo largo de la última década, la empresa ha trabajado en al menos cinco grandes diseños diferentes, ha conducido prototipos de sistemas de conducción autónoma durante más de un millón de kilómetros, ha contratado a ingenieros y diseñadores para luego despedirlos y ha sopesado alianzas o adquisiciones con Tesla, Mercedes-Benz, BMW, Volkswagen y McLaren Automotive, entre otros. El programa del coche costó, de media, unos US$1.000 millones anuales con equipos externos para chips, sensores de cámara, servicios en la nube y software que añadieron cientos de millones de dólares más al gasto anual.

El resultado es un retrato del proceso de desarrollo de productos de Apple en la actualidad. La empresa, valorada en US$2,6 billones, tiene un historial de apuestas enormemente ambiciosas y de poner patas arriba negocios establecidos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, hace tiempo que no lo hace. El iPhone tiene 17 años y sus ventas cayeron el año pasado, y productos más nuevos como el reloj de Apple y los AirPods, aunque rentables, existen sobre todo en su órbita. En este momento, la compañía está buscando su próxima gran apuesta, y no parece estar segura de cómo encontrarla.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE MIS DOCUMENTOS 2024

Laboral 28/03/2024 Así podrá desconectarse de sus labores del trabajo en el puente de Semana Santa

La Semana Santa es una oportunidad para recargar energías, reconectar con los objetivos y disfrutar de un merecido descanso

Cultura 28/03/2024 Haga una maratón de películas basadas en historias empresariales

Acá le presentamos una lista de series, películas y documentales acerca de historias empresariales que no puede perderse en esta semana

Gastronomía 28/03/2024 La lista de los mejores restaurantes de mar para visitar en las ciudades más turísticas

Si usted saldrá durante la semana religiosa y estará en alguna ciudad como Cartagena, Medellín, Cali, Barranquilla o la Isla de San Andrés, aquí le decimos dónde comer