Tecnología

Los 50 años de un gran salto para la humanidad


La primera expedición a la Luna habría costado US$288.000 millones si se hubiera hecho hoy

David Draper, Deputy Chief Scientist de la Nasa, también resaltó la importancia del sector privado actualmente

Johan Chiquiza Nonsoque - jchiquiza@larepublica.com.co

Si bien el salto de Neil Armstrong fue “un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”, jamás se dijo que este sería el último. Actualmente, son varios los proyectos en los que trabaja la Nasa, apuntando principalmente a temas relacionados con Marte y con la capacidad de aumentar la visión que se tiene hacia el espacio exterior. En conversación con LR, David Draper, Deputy Chief Scientist de la Nasa, aseguró que la exploración espacial es el negocio con mejor retorno de inversión.

LOS CONTRASTES

  • Raúl JoyaDir. O. Astronómico U. Sergio Arboleda

    “La Nasa se ha dado cuenta de que necesita de los contratistas. De hecho, cuando se fue al espacio ya había otras empresas involucradas en estos proyectos”.

¿Qué tan importante fue la misión Apolo para lo que es la astronomía actualmente?
Voy a referirme, en términos más generales, a la ciencia espacial. Todo lo que podemos hacer ahora, en general, en términos de estudiar, tuvieron como base al programa Apolo. Teníamos muy poca comprensión de cómo funciona el sistema solar y ahora podemos estudiar detalladamente todas las misiones, como las naves espaciales que aterrizan en Marte o que orbitan alrededor de Júpiter y Saturno.

¿Qué ha cambiado de la época del Apolo a la de ahora?
Creo que la diferencia entre el programa Apolo, que tuvo lugar en los años sesenta y principios de los setenta, y el programa Artemis es tener una participación directa de las empresas comerciales del espacio que simplemente no existían en ese entonces. SpaceX o Virgin Galactic son algunas de las compañías que están interesadas en hacer negocios para operar en el espacio.

¿Cuál es el siguiente paso “imposible” para la Nasa?
Todo es imposible hasta que se hace. El próximo gran proyecto irá enfocado a la astronomía del espacio profundo. El telescopio espacial James Webb ha tenido un desarrollo importante durante varios años. Es un dispositivo increíblemente sofisticado y ambicioso y se va a estacionar en un lugar ubicado a casi un millón de millas de la Tierra. También se están cocinando cosas relacionadas con el regreso de los humanos a la luna y posteriormente su ida a Marte.

¿Las nuevas generaciones están aún interesadas en temas espaciales?
Absolutamente. Los jóvenes reconocen que su turno de llevar la humanidad a otros mundos está llegando, así como el de comprender nuestra propia Tierra con más detalle que nunca. Las nuevas generaciones llegaron a la mayoría de edad en un mundo donde la mentalidad es que todo es posible, mientras que durante Apolo, muchos creían que ir a la Luna era imposible. Es algo muy poderoso cuando la mente abierta de un joven, llena de preguntas, se combina con la actitud de que si podemos soñarlo, podemos hacerlo. No puedo esperar a ver qué viene después.