Hacienda

Candidatos a la Alcaldía de Bogotá 2019


En LR le presentamos las propuestas de los candidatos más opcionados a la Alcaldía

El candidato a la Alcaldía de Bogotá habló en Inside LR de frenar el metro elevado y mantener las empresas públicas con 100% de control por parte del distrito

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Una apuesta por el transporte férreo y el metro subterráneo forma parte de la agenda que propone Hollman Morris, candidato a la Alcaldía de Bogotá. En Inside LR, el representante del partido Mais, también habló sobre su propuesta de construir una ciudad universitaria y aseguró que, para él, invertir en Transmilenio, es invertir en el pasado.

¿Cómo ve las finanzas de Bogotá, qué ciudad recibirá?
El indicador de crecimiento del PIB de Bogotá lo dejamos, en la Bogotá Humana en 2015, según el Dane, en 4,8%. Enrique Peñalosa en 2016 lo bajó a 2,9%; en 2017 sigue a 1,9% y en 2018 subió a 2,9%. ¿Dónde y por qué el desplome? Porque el gran jalonador, después de 2015, era el inicio de construcción del metro subterráneo, 0,4% se pronosticaba que impactaría al PIB.

¿Qué propone para recuperar la confianza empresarial?
La primera gran propuesta es la movilidad. Si Bogotá no inicia la construcción del metro subterráneo no será viable para el empresariado. La inversión extranjera va a preferir irse a Quito, un mercado más pequeño, pero con mejor movilidad. Los bogotanos perdemos 1,5 o dos horas, eso no es atractivo ni para el turismo, ni para las grandes empresas.

¿Cómo lidiar con el desempleo que va en ascenso?
La Bogotá Humana en 2012 tenía la pobreza monetaria en 11,6%, en 2015 la llevamos a 10,4%. Enrique Peñalosa nos lleva hoy a 12,4%. ¿En dónde radica este aumento? En la subida del pasaje de Transmilenio. 80% de la ciudad es de estratos dos y tres, esto tiene un impacto en la pobreza monetaria. A parte de eso, persiguen a vendedores informales sin alternativas. Se quitan los subsidios a la gente, sin jardines infantiles. ¿Qué propongo yo? Inversión social. Volver a la ruta de la inversión por la que venía Bogotá.

¿Piensa reducir la tarifa de Transmilenio?
Pensamos congelarla, Bogotá no aguanta más con esos precios. En nuestra administración se cuida la infraestructura, se procuran cuidar los buses, pero no se invertirá en el pasado. No voy a invertir para contaminar más a Bogotá, tiene que dar el salto a los modos férreos.

¿Qué haría con el metro?
En nuestro programa de gobierno se conectaría el metro subterráneo. Ese metro se lo dejamos a Peñalosa para estructurar la licitación. El gobernante que llegue estructura la licitación y en el segundo semestre de 2020 se entrega la licitación y se puede empezar la obra. El subterráneo está proyectado con el tren del sur, el de cercanías del norte y el de occidente, estos tres trenes a Bogotá le implican 0% porque son APP, y tienen estudios de factibilidad. Si Bogotá no entra ya a la movilidad férrea y sin metro subterráneo, es inviable.

¿Pero si el metro elevado queda licitado qué va a hacer?
Contratado o no, se echa para atrás el metro elevado. La ley le permite al mandatario echar para atrás un contrato cuando usted tiene visos de ilegalidad, eso me lo permite a mí la ley 80. Nosotros hemos denunciado y como concejal de la ciudad me he empeñado en que si no resolvemos la movilidad para los modos férreos, Bogotá es inviable. Le he hecho control político al metro elevado, pero ningún mandatario se puede comprometer a que en cuatro años se haga un metro.

¿A qué porcentaje de obras se compromete?
Creo que es responsable comprometerme en que abro la licitación del metro subterráneo y puede estar entrando en operación cuatro años después. Si abrimos la licitación en el segundo semestre de 2020, el metro subterráneo puede estar entrando en operación en 2025. ¿Cuándo estaba proyectado entrar en operación el metro subterráneo? Primer semestre de 2021. Entonces, creo que a Peñalosa hay que hacerle un corte de cuentas. Detuvo el metro subterráneo y nos dijo que era más rápido y más barato el elevado. Ni lo uno ni lo otro. Este metro elevado estaría por $25 billones. Más caro que el subterráneo siendo este último más grande, más largo y que puede mover 45.000 pasajeros, hora-sentido.

¿Retomaría la venta de la ETB?
El argumento de vender 20% del Grupo Energía Bogotá (GEB) fue para invertir en troncales de Transmilenio. El negocio ahí es tener la gran joya de la corona como pública. Perdimos con ese mal negocio. Ahora, la ETB reporta ganancias, sigue siendo una empresa líder, pero cuando veo los balances, son por reducción de personal.

Y cuando uno llama a la ETB o almacenes para que vendan un plan de telefonía son miles de trabas. Nos detuvieron la expansión de fibra óptica, vienen depreciando a la compañía. La empresa de telecomunicaciones de la ciudad en mi administración no se vende, se fortalece, me mantengo en empresas 100% públicas.

¿Y cómo salvar al Sitp?
Primero debemos terminar las fases de chatarrización del Sitp, sin maltratar al operador, no se les puede decir mentiras en la palabra que se entregaban los buces. Dos: toca mejorar las rutas, muchas no obedecen a la demanda, por eso los vemos desocupados porque no van por las rutas necesarias.

¿Cuál es su propuesta educativa para la ciudad?
Partimos de que Bogotá en temas de estudio tiene una cobertura solucionada en primaria y bachillerato, pero déficit en educación superior de 50.000 cupos. (...) Propongo como alcalde hacer el gran campus de la ciudad de Bogotá en el eje occidental. Una cosa es ir a la universidad, y otra es hacer vida universitaria, tener a los jóvenes 12 horas en un campus donde se pueda hacer deporte, se respire conocimiento. Bogotá se puede dar ese lujo, es la séptima economía de la región. Esos se hace con $400.000 millones.