• Agregue a sus temas de interés

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Antes de finalizar el primer semestre del año, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) podría dar luz verde a un “matrimonio empresarial” que LR venía anunciando desde hace dos años.

Los dos importadores locales de la marca Toyota (Distoyota y Toyota de Colombia) acudieron al organismo gubernamental para solicitar la autorización que les permitirá operar bajo una sola red comercial.

De ser positiva la respuesta de la SIC, la marca japonesa conformaría una plataforma de venta que ascendería a más de 50 puntos de venta y servicio. Y es que hasta finales del año pasado, la firma local Distoyota, propiedad de la familia Schneider y responsable de importar los vehículos asiáticos desde hace 46 años, contaba con 23 vitrinas y concesionarios; mientras que Toyota de Colombia, montada en 2009 por la directiva de la firma japonesa, posee 28 locales.

“Esta decisión de Grupo Distoyota y Toyota de Colombia de integrar sus operaciones en una nueva entidad permitirá la puesta en común de sus activos, procesos y experiencias en beneficio de los consumidores. Ambas partes participarán de manera equitativa en la gestión de la nueva empresa. Esta es una operación neutra en términos de participación de mercado de la marca Toyota”, reza una parte de la carta que entregaron a la SIC.

La creación de esta nueva empresa para la representación y distribución de Toyota, no solo se traduce en la integración de dos empresas, sino que además significa la presentación del portafolio completo en cualquier punto de venta de la red, pues en la actualidad cada importador ingresaba al territorio nacional modelos diferentes.

Al cierre del año pasado, las ventas de vehículos nuevos registradas por ambos importadores sumaron más de 14.000 unidades.