Desde sus tres plantas de producción en Colombia, Kimberly-Clark continúa aprovisionando al mercado nacional e internacional

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Desde hace 50 años la compañía estadounidense Kimberly-Clark opera en Colombia, y hoy es uno de los principales jugadores del mercado de cuidado personal, con marcas como Huggies, Kleenex, Kotex y Scott. Este tipo de productos han sido de los más demandados ante la coyuntura del Covid-19 y la cuarentena, por lo que Juan Felipe Isaza, gerente general de la compañía para Colombia, explicó cómo están trabajando para garantizar su abastecimiento.

¿Cómo está operando Kimberly Clark en esta coyuntura?

La prioridad siempre será la protección de nuestros colaboradores. Atendimos las medidas sanitarias que decretaron los gobiernos internacionales y el nacional y desde nuestras plantas hemos establecido protocolos que nos han permitido abastecer al mercado.

¿Cómo están garantizando ese abastecimiento?

Lo positivo de trabajar en compañías internacionales es que vas trayendo experiencia de otros mercados. Nos preparamos desde lo productivo, lo que permitió abastecer sobretodo en la semana dos y tres de marzo, que fueron las de más alto impacto en esa demanda y con los distribuidores hicimos una simplificación de portafolio, garantizando el producto más necesitado por el consumidor.

¿Cuánto creció la demanda?

En general en todas las compañías de este ramo los incrementos cada semana han sido exponenciales, porque los consumidores estaban intentando abastecerse para la primera cuarentena. En marzo pusimos más de 4.200 toneladas de papel entre todas las categorías en el mercado, entre papel higiénico, toallas de cocina y pañuelos faciales.

¿Cuántos países dependen de las exportaciones de Kimberly-Clark Colombia?

No hemos reducido el nivel de atención y suministro de nuestros productos y pueden ser 30 o 40 países que estamos abasteciendo de manera normal. No se ha hecho ningún recorte para ellos y en nuestras plantas tenemos capacidad instalada para abastecer la sobredemanda en Colombia y en ese mercado extranjero.

LOS CONTRASTES

  • Isabel Cristina RiverosDirectora de Cámara de la industria de pulpa, papel y cartón de la Andi

    “Existe producción suficiente para garantizar el abastecimiento. El pico de consumo de papel higiénico fue en marzo cuando los hogares aumentaron sus compras para aprovisionarse”.

Ustedes tienen tres plantas en Colombia desde las cuáles surten a otros mercados ¿Cómo va esa operación y distribución?

Tenemos tres grandes centros de producción en Colombia. Cerca a Cali, en Puerto Tejada, fabricamos papel higiénico, toallas de cocina y pañitos húmedos. La producción de papel higiénico es 99% para abastecimiento local; en pañitos húmedos exportamos desde ahí a Centro América, y al sur del continente, y 85% es exportación.

Tenemos la planta de Tocancipá, donde producimos los pañales y protección femenina, y 30% es para exportaciones; y la planta en Barbosa, cerca a Medellín, que es un hub exportador, donde fabricamos todo el portafolio para las ventas institucionales de Kimberly-Clark Professionanal.

La prioridad ha sido el mercado nacional, pero hemos trabajado con el Ministerio de Comercio y las Cámaras aliadas para poder generar las exportaciones, porque algunos de nuestros productos quedaron incluidos en las partidas arancelarias que tienen restricción.

¿Cuánto ingresa por los mercados internacionales y qué tanto por el mercado local?

Depende de las categorías y cada uno de los portafolios. Papel higiénico 100% es mercado nacional, pero en general es más o menos es 60% nacional, 40% de exportación. Colombia es un hub exportador muy importante para la compañía, este año tenemos previsto, a pesar de las circunstancias, inversiones en estos tres centros de producción de más de US$50 millones.

¿Ese monto de inversión se redujo por el Covid-19?

Para nada, de hecho, estamos reforzando el compromiso con el país, seguimos invirtiendo en nuestras plantas y en el desarrollo de canales alternativos, como el ecommerce, clave para Latinoamérica dentro del contexto.

Kimberly-Clark donó más de US$8 millones
A nivel global la compañía anunció la donación de US$8 millones en productos y dinero para los esfuerzos de respuesta y recuperación del Covid-19. Entre ellas se tienen US$2,5 millones para los programas de Unicef que se centran en prevenir la propagación del virus, US$2,5 millones al Comité Internacional de la Cruz Roja y donaciones de productos Scott, Huggies, Duramax, Kotex, y Plenitud para casi 700.000 personas en condiciones vulnerables en Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Panamá y Puerto Rico.