miércoles, 27 de noviembre de 2019

También se crea una filial de infraestructuras, que agrupará todas las redes del grupo, incluida Telxius

Expansión - Madrid

Telefónica segregará todos los negocios de Latinoamérica excepto Brasil en una nueva organización, que contará con un equipo de gestión específico, que tendrá como objetivo la atracción de inversores o las fusiones, para obtener potenciales sinergias con otros agentes del mercado.

También se crea una filial de infraestructuras, que agrupará todas las redes del grupo, incluida Telxius, y que también está destinada a la búsqueda de nuevos socios y una nueva división, denominada Telefónica Tech, para los nuevos negocios tipo cloud, ciberseguridad, Big Data e IoT.

Además, se adelgazará el núcleo corporativo, reduciendo las duplicidades con las estructuras de los países. Con todos estos cambios, la compañía obtendrá 2.000 millones de ingresos adicionales.

Telefónica se haya sometida a la presión de los mercados desde hace ya varios años, pero especialmente desde 2018, cuando el fondo activista Elliot, que ya ha tomado participaciones en otras empresas de telecomunicaciones como Telecom Italia o AT&T estuvo a punto de tomar una participación.

Las decisiones adoptadas hoy por Telefónica se producen después de que la compañía haya anunciado también en las últimas semanas varias medidas concretas con el fin de mejorar el valor de la operadora en Bolsa.

Así, hace unas semanas aprobó un ERE blando en su filial española, la que más problemas de plantilla sufre, en la que logró la salida de unos 2.600 empleados con unas condiciones muy generosas. También anunció el inicio del proceso para la venta de 50.000 torres de telefonía móvil, bien a su filial Telxius como a otros grupos del sector como Cellnex, con el fin de hacer aflorar su valor y mejorar su valoración.

Igualmente, también aprobó, la semana pasada un sorprendente acuerdo con la estadounidense AT&T en México para dejar de usar su red propia y pasar a usar la red de antenas de su rival estadounidense, con el objetivo de lograr un ahorro de 230 millones de euros anuales a partir del tercer año y de reducir la deuda del grupo en unos 500 millones de euros.