La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La empresa surcoreana señaló en un comunicado que prevé una ganancia operativa de US$4.628 millones, lo que supondría un 29,63% menos comparado con el tercer trimestre de 2015.

El pasado viernes la compañía, que presentará resultados definitivos a final de mes, había pronosticado que su beneficio operativo crecería un 5,5% hasta los US$6.942 millones.

Este nuevo cálculo refleja los efectos de la decisión adoptada ayer sobre el problemático Galaxy Note 7.

Puesto que tanto los dispositivos que originalmente estaban afectados por el problema de sobrecalentamiento como sus -también defectuosos- repuestos se consideran peligrosos, la empresa tendrá que retornar a sus clientes el importe (de US$882 en Estados Unidos) cuando devuelvan los más de 2 millones terminales vendidos.

Por ello, Samsung ha recalculado su facturación para dicho periodo hasta reducirla a unos US$41.852 millones, lo que supone un 4,09% menos comparado con su pronóstico del viernes y un 8,94% menos con respecto al trimestre julio-septiembre del año pasado.

La decisión, sin precedentes en el sector de telefonía móvil, de la empresa y su silencio sobre la naturaleza del fallo de las baterías plantea varias dudas sobre los planes estratégicos del gigante surcoreano, cuyas acciones cayeron hoy un 0,65% tras perder más de un 8% en la víspera.