miércoles, 30 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cronista - Buenos Aires

La marca ingresará en diciembre a un mercado donde ya son fuertes Nespresso, Moulinex Dolce Gusto, con cápsulas individuales, y Philips Senseo, con monodosis de filtro

La marca estadounidense Oster se prepara para lanzar en diciembre su máquina de café espresso hogareña con cápsulas individuales, junto a Café Martínez. De este modo, se meterá de lleno en la pelea de un creciente mercado donde ya compiten Nespresso y Moulinex, también con cápsulas, ambas de Nestlé, y Philips Senseo, que vende un equipo en base a monodosis de filtro de Cabrales.

Este mercado comenzó a crecer en 2007, cuando comenzó a venderse en la Argentina Nespresso, que apunta a ofrecer una gran variedad de productos.

Desde entonces, el segmento creció año a año sobre la venta de cafeteras hogareñas en general, hasta captar el 30% del total en julio pasado, según datos de la consultora GfK Retail and Technology.

Esta tendencia se explica por el crecimiento, en los últimos años, de la sofisticación en el consumo de ciertas bebidas, como el vino o la cerveza, con la aparición de productos más diferenciados, como más variedades y estilos de vinos de alta calidad o diferentes tipos de cervezas (desde la clásica rubia ligera) y el crecimiento de las artesanales.

El consumidor fue aprendiendo sobre diferentes bebidas y animándose a probar nuevos productos y de mejor calidad también en el té y el café, con el auge de los blends de diferentes orígenes. De ahí el auge del mercado de cafeteras hogareñas de alta gama, basadas en monodosis de café (ya sea en cápsulas o en filtros individuales), que permiten elegir al consumidor entre diferentes variedades de café para cada taza, frente a las tradicionales que operan con café molido.

“Estamos muy especializados en cafeteras en general y espresso a nivel internacional y desarrollamos este producto en exclusiva para la Argentina. En el último tiempo y tras una fuerte demanda de estos productos, se desaceleró crecimiento de las cafeteras por las trabas a las importaciones. En principio, se traemos un producto importado, pero que funciona con cápsulas nacionales, lo que nos asegura el abastecimiento. Pero prevemos, a medida que crezca el volumen de ventas, también fabricar la máquina localmente, como ya lo hacemos con las planchas, licuadoras y batidoras, a los sumaremos otros cinco productos más en 2014”, comentó Gustavo Pintelos, gerente General de Oster Argentina.

De hecho, el mercado total de cafeteras cayó un 12,1% en volumen entre enero y julio, frente a igual período de 2012, a 203.600 unidades. Sólo se mantienen, más indemnes a esa retracción, el segmento de monodosis, espresso con cápsulas o en filtros individuales, que pasaron de un 6% del total en 2010 y 20% en mayo de 2012 al 30% actual, según datos de GfK Retail and Technology.

La cafetera espresso Oster, con una bomba italiana de 19 bares, sale a la venta a $ 1.799 al público, con cinco cápsulas incluidas, y ofrece tres opciones para servir café espresso: sencillo, doble y largo. Inicialmente, se lanza con cinco variedades de Café Martínez: tostado italiano, moka, Brasil, Colombia y descafeinado. Los paquetes de 10 cápsulas, a la venta en las tiendas de Café Martínez, costarán de $ 55 a $ 62.

Así, dará pelea a pionera Nespresso, con máquinas en general más costosas, aunque con varios modelos, de $ 1.400 a $ 5.500, y Moulinex Nescafé Dolce Gusto, que se lanzó en septiembre de 2010 y hoy ofrece equipos a $ 900 (Piccolo), $ 1.200 o $ 1.800 (con leche). Ambas marcas funcionan con cápsulas de Nestlé. En tanto, Philips vende Senseo, con monodosis de filtro de Cabrales, a $ 800 al público.

Se estima que en el país se venden 21 millones de cápsulas al año, para más de 75.000 máquinas hogareñas en actividad.