El portal Panam Post reveló una matriz de riesgos que se presentó a la junta directiva durante su primera reunión celebrada ayer

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

A pesar de que la situación de EPM parecía estarse recomponiendo tras la conformación de su nueva junta directiva, la empresa podría estar en una situación catalogada como “riesgo extremo”, según una matriz que presentó la presentó la propia Dirección de Ingeniería de Riesgos durante la primera reunión de la junta, según reveló el portal regional de noticias Panam Post.

El medio dio a conocer que dicha matriz muestra un cambio de riesgo alto a extremo hace dos años, cuando se presentó la contingencia en el proyecto de Hidroituango, y desde entonces se ha venido incrementando, hasta alcanzar su punto máximo en las últimas semanas, enmarcadas por la decisión de la Alcaldía de Medellín y de EPM de demandar a los consorcios participantes en el proyecto, y por la inestabilidad corporativa derivada de la renuncia en pleno de la junta anterior.

También se conoció que en el mapa se presentaron 14 riesgos, y que la mitad fueron catalogados como con probabilidad “muy alta” de ocurrencia. A su vez, se presentó como nuevo riesgo la “pérdida de confianza del sector asegurador”, y se alertó sobre una posible revocatoria de la póliza y de dificultades en las renovaciones de las otras pólizas que tiene la compañía.

Así mismo, se identificó como otro riesgo extremo la pérdida de confianza en materia de créditos, una complicación para la compañía en relación con su financiamiento a futuro. Además, el portal señaló el efecto que tiene esta situación sobre un crédito en particular, el que tiene la compañía con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la financiación de Hidroituango, el cuál podría requerir del pago total de la deuda, pues está en un congelamiento temporal.

También podría cerrarse para la compañía los créditos de Findeter, pues si la compañía pierde las garantías de los bancos locales, no podría cumplir con las garantías que exige la entidad.

Uno de los efectos señalados en la presentación destaca la suspensión de un desembolso de Scotibank a Ensa, que estaba programado para el 14 de agosto, y tenía un monto de US$9,6 millones, y que estaba destinado a hacer pagos a generadores.

También, se señala como otro escenario materializado que ha afectado a la empresa es la caída de alrededor de dos puntos porcentuales en el precio de los bonos en dólares, que tuvo como efecto una pérdida en el portafolio de los inversionistas de US$27, 6 millones.