sábado, 22 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Supongamos entonces que tiene acciones de Bancolombia, Grupo Aval, Nutresa, Banco de Bogotá, Ecopetrol, Corficolombiana y Éxito, una canasta diversificada con varios sectores de la industria. El número de acciones que tiene de cada empresa importa pues dependiendo de esta se sabe qué tanto será el dividendo que recibirá.

En nuestro ejemplo tendrá 2.600 acciones de Bancolombia y de Corficolombiana y del resto serán 2.500 unidades lo que corresponde a una inversión de $426.538.000 a precios del pasado jueves 20 de octubre. 

Al multiplicar sus acciones por el valor del dividendo otorgado por las empresas este año se tiene que recibió un total de $17.796.868 cifra tan solo $55.000 menor que el límite para pagar. 

Suponiendo que usted recibió el monto determinado por el Ministerio de Hacienda para empezar a tributar, entonces deberá pagar $892.590 pero si su canasta de acciones es más grande y llega a los $29.753.000 el impuesto a pagar es de $2.975.300.

Andrés Pardo Amézquita, jefe de investigaciones económicas de Corficolombiana aseguró que “si por ejemplo tiene acciones de la empresa ABC y esa empresa paga dividendos de 5% del valor de la acción eso quiere decir que si la acción vale $100 te paga $5, entonces cuántas acciones de $100 tienes que tener para que ese dividendo llegue a hacer un monto de $17.800.000 la respuesta es que tendría que tener una inversión de $356.000.000”.

Este es un monto que no cualquier persona puede tener por lo que en realidad el impuesto no le va a pegar al común de los ciudadanos. En el mercado colombiano desde enero de 2015 a septiembre de 2016, 16% de las transacciones las hicieron personas naturales que deja ver una aproximación de las inversiones que están haciendo las personas gravadas. 

Algo más que usted debe saber

En el proyecto de la reforma Cárdenas poco se discutió del ya conocido cuatro por mil (4X1.000) que en su creación por el Decreto 2331 de 1998, iba a ser un impuesto transitorio, para ayudar al sistema en medio de una crisis económica.

Sin embargo, en el articulado sí quedó claro que el gravamen a los movimientos financieros se mantiene y por lo tanto no se empezaría a desmontar en 2018 como lo había planeado la reforma de 2014. 

Adicionalmente, se agregó que todos los movimientos créditos, débitos y contables realizados por medio de corresponsales constituyen también una operación en la que se gravará al cliente.

Para Asobancaria y sus asociados este impuesto continúa siendo “antitécnico, dañino para la economía, regresivo y socialmente lamentable que dificulta el acceso a los servicios financieros e impacta en su costo. Este tipo de impuestos desestimula el uso de sistemas de pagos formales”, explicaron.

Glosario:

Ganancia: beneficios que se obtienen de la realización de un negocio, trato, acuerdo, comercio u otra transacción.

Oferta: cantidad de un bien que está dispuesto a vender un agente, dado el precio del bien y los costos de producirlo o comercializarlo. 

Tasa de interés: tasa que representa el costo de uso del dinero. La tasa de interés es el precio del dinero en el mercado financiero.

Opción: en el mercado a plazo, el derecho de comprar o de vender, en un tiempo estipulado y a un precio fijado, una materia prima o un producto financiero.