.
ECONOMÍA

Comercio y restaurantes deben ajustarse a la Ley de Licores

miércoles, 5 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Juan Pablo Vega B.

Pese a algunas modificaciones, como la salvaguarda para la introducción a los departamentos de aguardientes y rones, la diferenciación en los impuestos del vino (específico de $150 y ad valorem de 20%), la propuesta quedó tal como la había presentado el Gobierno.

Ahora, el reto viene para el comercio y los restaurantes, que deberán acomodarse a estas nuevas tarifas y enfrentar factores como la sustitución del mercado y el contrabando, como lo han advertido tanto los gremios como la industria de bebidas. 

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, reconoció que haberle dado al vino una diferenciación con el resto de bebidas es positivo, pues es una bebida fermentada, pero aseguró que el Gobierno “no puede ver un sector al que no quieran grabar con impuestos indirectos, lo que no respeta dos premisas de la tributación que son la equidad y progresividad”. 

Tampoco hay que dejar de lado los posibles incrementos del IVA que podría traer la reforma tributaria, lo que de acuerdo con la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), va a hacer más costosa la sobremesa en los restaurantes y también el resto del consumo. 

Su presidenta, Claudia Barreto, aseguró que “el consumidor estará en la expectativa de saber cuánto paga al final de sus comidas y hay que decantar también lo que se venga en la reforma tributaria, ya que los consumidores van a tener en cuenta toda su factura”. 

En el caso particular del vino, el beneficio logrado al finalizar el debate en el legislativo permitirá que la carga impositiva se incremente cerca de 80% y no 153%, como lo había proyectado Asovinos, aunque de todas formas deberá defender sus clientes de otras bebidas fermentada, como es la cerveza la cual estuvo en el debate.

Según el presidente de Asovinos, Nelson Izaciga, “la presión sobre el vino nos lleva a sostener el mercado y tenemos una tarea muy difícil porque aun así el consumo nuestro se va a desplazar hacia la cerveza, por lo que nosotros deberíamos estar igual de regulados que esta bebida”. 

No hay que dejar por fuera del debate a los bares y las discotecas que, de acuerdo con Camilo Ospina, presidente de Asobares, con la ley “los productos importados incrementarán el precio de compra para los establecimientos aproximadamente en 20%”. 

Esto, de acuerdo con Ospina lleva a dos caminos: “el primero que algunos de los empresarios de la noche asuman este aumento ante la imposibilidad de ajustar sus precios, porque la demanda actual no es la mejor”, mientras que otros harán la transferencia de estos precios a los rumberos, aunque pueda ser una situación de riesgo, ya que el consumo no es el óptimo.  

Además, no deja de estar latente el mercado ilegal que puede abrirse con el incremento de precios, que gremios y sindicatos de la industria licorera han estimado en 20%

Diego Pardo Villa, presidente de Sintrabecolicas, ha dicho que hay un hueco de 120 millones de unidades (entre rones y aguardientes) que se han dejado de facturar, aunque “lo cierto es que no se han dejado de consumir, y es un mercado que se ha cedido al contrabando”.

Con la propuesta tal como quedó aprobada, el Gobierno espera que se corrijan cargas fiscales como la del aguardiente, que tiene 50% de la participación del mercado, esperando reducir la carga impositiva, cercana a 35%. 

El ron nacional, con 14% del mercado de bebidas alcohólicas, y con 35 grados, tiene hoy una carga fiscal de 33,4%, mientras que el whisky (2% del mercado) tiene una carga de 21,6%. 

Según dijo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, con esta modificación el recaudo por cuenta de licores crecería 20% y podría alcanzar $1,7 billones anuales, por lo que “los departamentos van a recibir más recursos”, al tiempo que se corrige el error de que productos nacionales paguen más impuestos, pues ahora “el que vale más, paga más”. 

El trámite de la ley no dejó por fuera el cumplimiento de los acuerdos internacionales que ha suscrito Colombia, primero ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) y luego ante los países con existen acuerdos comerciales, en el sentido de no dar un trato “discriminatorio a las bebidas importadas”. 

Gobierno ha incautado 287.445 litros de licor

La ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, aseguró que el contrabando “le cuesta a los colombianos $1 billón que se deja de percibir en materia de impuestos, frenando el desarrollo, además de que también atenta contra el empleo, haciendo que se pierdan 500.000 puestos al año”. Al anunciar los resultados de las Brigadas por la Legalidad, en materia de bebidas ha dejado incautaciones de 287.445 litros de licor, desde que existe la Ley Anticontrabando. 

Las opiniones

Nelson Izaciga
Presidente de Asovinos

“Nuestro consumo se va a desplazar hacia la cerveza, por lo que deberíamos estar igual de regulados que esta bebida”.

Camilo Ospina
Presidente de Asobares

“Para los establecimientos, el precio crecerá cerca de 20% y algunos de los empresarios lo asumirán ante la imposibilidad de ajustarlo”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Energía 17/06/2024 Alivio tarifario para los usuarios del servicio de energía oscilará desde 4% hasta 20%

Los Ministerios de Hacienda y de Energía, La Superintendencia de Servicios Públicos, las empresas de EPM y Air-e, forman el acuerdo para rebajar las tarifas

Hacienda 19/06/2024 Gobierno logró aprobación en primer debate de proyecto para limitar alza del predial

La propuesta fue aprobada con más de 20 votos en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes. El trámite continúa

Hacienda 18/06/2024 Gobierno advierte sobre default de pagos si no se aprueba cupo de endeudamiento

La iniciativa de MinHacienda busca extender techo de endeudamiento en US$17.607 millones hasta alcanzar US$87.607 millones