La tasa de crecimiento poblacional hasta 2018 se mantuvo en 1% año a año. Sin embargo, con la migración se incrementó hasta 2,3%

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La noticia del nacimiento del habitante número 50 millones, que resonó en la mayoría de titulares de los medios nacionales, abrió el debate sobre cómo ha influido la migración venezolana en las cuentas de cuántos somos en el país.

La cifra, según los cálculos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), estuvo presionada por la llegada de venezolanos que tomó fuerza desde 2018. Según Juan Daniel Oviedo, director de la entidad, la realidad del país es otra muy diferente a la de hace tres años, pues la tasa poblacional desde 2005 hasta 2018 crecía, año a año, al 1%. Sin embargo, tras los problemas políticos y económicos del vecino, que generaron la salida de personas, hicieron que la tasa se duplique hasta 2,3%, lo que supone que cada año habrá 1.150.000 personas más viviendo en el país.

Oviedo, dijo a LR que “en 2016 por cada 2.000 habitantes que tenía Colombia entre uno y dos se iban a vivir afuera y desde 2018 por cada 2.000 habitantes están llegando 26”, y recalcó que el incremento poblacional sí está correlacionado directamente con el flujo migratorio venezolano.

En concreto, de cumplirse la estimación porcentual de 2,3%, para el final del año, la proyección poblacional establecida se sobrepasaría, ya que las estadísticas de la entidad muestran que en 2020 habrá 50.911.747 de personas.

El dato toma por sorpresa a algunos, teniendo en cuenta que en el último censo el Dane calculó 48.258.494 de personas, y omitió a más de cuatro millones, por lo que tres meses después tuvo que rectificar.

Ante los nuevos cálculos, el titular de la entidad estadística aseveró que la actual situación propiciará que mejoren los procesos de recolección y conteo de datos. “Estamos comprometidos a que en el corto plazo actualicemos las proyecciones cada tres años. Hacer un ejercicio de evaluación y apostar a cumplir la norma demográfica en la que se haga un conteo intercensal al año cinco. Estos nos comprometimos a hacerlos en 2023”, dijo Oviedo.

No obstante, más allá del debate sobre cuántas personas hay, está para muchos los retos en materia económica y social que trae una mayor densidad poblacional, que además, está relacionada con personas que, en la mayoría de los casos, demanda servicios como salud.

LOS CONTRASTES

  • Carlos Alberto GarzónProfesor de economía de la U. de la Sabana

    “Para el acceso a otros servicios sociales como salud y educación, se requiere de un aumento de recursos, el cual requiere un ajuste de la regla fiscal y de sus proyecciones”.

  • Juan Daniel OviedoDirector del Dane

    “Si no hubiéramos tenido esa coyuntura de la migración, hubiéramos tenido que esperar hasta 2023 para poder llegar a tener la cifra de 50 millones de habitantes”.

Ante esto, el jefe investigador de Scotiabank Colpatria, Sergio Olarte, afirmó que “para cubrir el impacto de la migración venezolana a Colombia, en el Presupuesto General de la Nación se estarían anticipando entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales del PIB que representarían unos $4 o $5 billones”.

Aunque entes como Fedesarrollo y el Banco de la República prevén que la migración tendrá un efecto positivo sobre el crecimiento de la economía debido la nueva fuerza laboral y el alza del consumo, expertos consultados coinciden en que lo cierto es que el Estado deberá replantear la ejecución de las inversiones públicas, por cuenta del crecimiento de la población en una proporción de más del doble, que a fin de cuentas hará que más de un millón de personas se incluyan al total del país cada año.

Distribución de venezolanos por territorios
Según las últimas cifras de Migración Colombia, el volumen de migrantes venezolanos asciende a 1.630.903, y es Bogotá, Norte de Santander, Atlántico, La Guajira y Antioquia los departamentos que concentran más de 100.000 extranjeros provenientes del país vecino. Según Oviedo, en la región Caribe hay una gran concentración de venezolanos por la integración cultural que esta tiene con ese país. Además, afirmó que Cúcuta genera empleo e incluye a la población venezolana, aunque esto repercute en los altos niveles de informalidad que tiene la ciudad.