.
CONSUMO Participación de whisky en el mercado supera el 11%
viernes, 10 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

El ‘agua de vida’, como fue llamada por los escoceses, es una de las bebidas alcohólicas más populares debido a su asociación con el alto estatus, lo que explica su continuo crecimiento y la incursión de nuevas marcas y variedades en el mercado.

Cifras de la Asociación Colombiana de Importadores de Licores y Vinos (Acodil) indican que el consumo nacional de whisky alcanzó 509.933 cajas de 9 litros el año anterior, lo que representa 11% del mercado.

Además, reconocidas marcas como Glenfiddich trajeron al país líneas especiales como Glenfiddich Select Cask, Reserve Cask y Vintage Cask y ediciones de colección como la botella triangular diseñada por el alemán Hans Schleger.

La diversificación ha derivado en un mayor interés por parte del consumidor en entender las diferencias de la bebida y saber así cuál es la mejor ocasión para disfrutarlo y compartirlo.

Al respecto, el influenciador de Grant’s para Latinoamérica, Cruz Mario Zambrano, explica que si bien los escoceses toman whisky seco en un vaso corto y consideran que agregarle mucho hielo es un sacrilegio, “no existe la manera perfecta de tomarlo y debe primar el gusto”.

Lo que sí recomienda es reducirlo con un poco de agua “para abrirlo y disfrutar aun mas de sus aromas y sabores otorgados por la madera”.

En cuanto a lo que se debe tener en cuenta a la hora de escoger, Zambrano menciona la edad (según la ocasión), la tonalidad (que indica el grado de maduración “mientras mas intenso, mayor ha de haber sido”) y el perfil de sabor. En el caso colombiano es la categoría premium y superpremium la favorita.

También es ideal como acompañante de varias comidas
La idea de los maridajes del whisky con la comida es una tendencia no muy popular. Algunos expertos consideran que, al igual que con el vino, el secreto está en buscar sabores y aromas similares del whisky en la comida; otros se oponen a dicho método y recomiendan platillos que repliquen la sensación de la bebida. “Ale Cask tiene delicadas notas de vainilla y fruta madura que lo hacen ideal para un plato fresco y dulce”, por ejemplo.