.
ARCHIVO Vendemos más y hay más exportadores
sábado, 13 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Sergio Díaz Granados

Este Gobierno pasará a la historia como la administración que logró, con resultados concretos, los mayores avances de Colombia en internacionalización de la economía.

Si bien es cierto que la coyuntura actual ha incidido en las exportaciones, mirando un poco atrás no debemos olvidar que hace veinte años, los exportadores colombianos tenían acceso a 60 millones de personas, cifra que hoy alcanza los 850 millones de consumidores, con una tendencia creciente gracias a la agenda comercial que se está consolidando, con el fin de “desatrasar” al país por este concepto.

Por lo negociado por Colombia en cada uno de los Acuerdos Comerciales vigentes y gracias a las preferencias logradas, y a la incidencia que ha tenido en el sector exportador el Programa de Transformación Productiva, cada vez hay más manufacturas colombianas en los mercados internacionales con mejores condiciones de acceso.

Es de destacar que en el acumulado enero-mayo de 2013 las exportaciones de manufacturas lideraron las ventas colombianas de productos no minero energéticos al mundo, al crecer 5,6% respecto al mismo periodo del año anterior y obtener una participación de alrededor del 17% en las ventas totales del país.

Ahora, estamos en un escenario más competitivo, al poder ofrecer al mundo más productos con valor agregado, lo cual tiene un mayor impacto en la creación de empleos calificados y en el aumento de la productividad.

La reactivación de este sector ha jalonado las ventas internacionales del país, las cuales se han visto impactadas por la reducción de las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas.

Cuando se habla del papel jalonador de las exportaciones manufactureras, no podemos dejar de mencionar el gran aporte de los sectores de talla mundial que forman parte del Programa de Transformación Productiva.

Solamente durante el pasado mes de abril, estos registraron un crecimiento de 37,35% frente a igual periodo del año anterior, mientras que el acumulado de los cuatro primeros meses del año la variación fue de 16,3%.

Si miramos un poco atrás, también debemos tener presente la coyuntura que enfrentó el país en marzo pasado, hecho que ha tenido incidencia en el desempeño de las ventas externas totales del país hasta el cuarto mes de este año. Por ejemplo, a nivel nacional, las dificultades del sector cafetero, que llevaron a los productores a un cese de actividades, así como la coyuntura en sector carbonero que incluyó el accidente ambiental en ciénaga y la huelga de los trabajadores de El Cerrejón, fueron determinantes en la disminución que registraron las exportaciones en el tercer mes del año.

A esto se sumó el hecho de que la Semana Santa haya tenido lugar a finales de marzo, lo que conllevó a una semana de receso en las actividades económicas.

A nivel internacional, la crisis mundial y la desaceleración de la demanda interna en Estados Unidos, principal socio comercial del país, incidieron también en el comportamiento de las exportaciones del tercer mes del año.

Es importante entender lo que pasó en marzo, para que la economía no pierda optimismo. Hay que ver ese resultado no como una situación estructural, sino como una coyuntura que estuvo enmarcada por los hechos mencionados.

No podemos dejar que los temas coyunturales minimicen los logros alcanzados. Nuestros sectores no minero energéticos han transformado la oferta exportadora del país, haciéndola no solo más más diversa y cualificada, sino con mayores posibilidades de acceso a nuevos mercados. Los resultados que hemos alcanzado en la agenda comercial despejan el camino hacia la meta que se ha fijado el Gobierno Nacional para el 2014 de lograr 16 tratados vigentes con más de 50 países, que permitirán llegar a más de 1.500 millones de consumidores.