.
ARCHIVO “Si uno se mete a esto le debe gustar”
martes, 14 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Pero no es lo único que le ha dado buenos resultados como administradora agropecuaria, también es su política de buena crianza como base fundamental de la ganadería, una idea que le quedó de su especialización en Wisconsin, Estados Unidos y que le ha significado a la finca el aval para participar en ferias bovinas incluso internacionales.

Cuando se le pregunta por el modelo de negocio ideal es clara en decir que eso depende de lo que el empresario considere que le alcanza para vivir, lo que en promedio significa proyectos productivos de más de 20 animales en un área de 30 fanegadas. “Si son animales de alta genética le darán unos 320 litros de leche al día, lo que significa un ingreso mensual de $8 millones de donde debe pagar alimento, servicios, veterinario y recibir un porcentaje de utilidad.

En su caso particular suman 255 vacas de ordeño y tienen la meta de llegar a 300 valiéndose de un modelo de crianza estabulado al que se ha integrado tecnología de alimentación para las novillas a partir de los cinco días de edad.

“Aquí nuestras bovinas dan una cría al año y descansan dos meses. En una ganadería bien manejada lo correcto es que todas las vacas den una cría al año a partir de los 15 meses (varía según la raza) y que se programe la inseminación que cada 15 días o menos se reciban partos y que todos los días haya suficientes vacas para ordeñar”, explicó.

Es esta rigurosidad en los procesos la que ha convertido a la finca en un ejemplo a destacar por parte de la planta de Colanta en Funza, a donde venden su producción con bonificaciones por calidad.

“Los planes de vacunación y la buena comida son fundamentales para esos resultados”, concluyó.