.
ARCHIVO Llegó la hora de imponer la etiqueta ‘made in Colombia’
miércoles, 22 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mónica María Parada - mparada@larepublica.com.co

Sigue la expansión de la economía local a mercados internacionales, en esa línea el país tiene temas como la celebración del primer año del TLC con Estados Unidos, el proceso de ratificación de un acuerdo similar con Corea del Sur y la discusión que se está dando para ampliar las relaciones comerciales con los países de la Unión Europea.

A todo esto se suma la intención de Colombia de ir de la mano de los otros países pertenecientes a la Alianza Pacífico (México, Chile y Perú), hasta los mercados de Asia, particularmente los de Japón, China y Singapur, donde existen grandes oportunidades para posicionar los productos desarrollados en Colombia.

El hecho de que el país esté interesado en sacar sus productos más allá de los mercados tradicionales demuestra que la economía local goza, en este momento, de la suficiente solidez como para implementar los procesos y realizar las inversiones en temas como infraestructura y logística, para aumentar su competitividad frente a otros mercados y con ellos, ampliar el espectro de clientes para los diferentes sectores.

De la mano de estas expansiones comerciales, el país viene trabajando también en su marca, que bajo el lema ‘la respuesta es Colombia’ empieza a ponernos bajo el radar del mundo. El alcance se ha visto potenciado por la estrategia de ‘It’s Colombia not Columbia’ que nació de los organizaciones locales de Social Media Week y se tomó Nueva York hace unos meses. Todo esto ha permitido que se genere un aumento en menciones de Colombia entre compañías e inversionistas.

Con las oportunidades actuales de apertura, el compromiso de los empresarios locales por invertir y expandir sus mercados y el auge del nombre de Colombia en el panorama internacional, este parece ser el momento más propicio para llevar la etiqueta de ‘Made in Colombia’ lo más lejos que se pueda, en esa medida, el mercado asiático resulta de gran importancia pues el número de consumidores potenciales es amplio. Esto, sin embargo, no significa que haya que dejar de lado a EE.UU o la UE, pues la idea es que el país especialice sus mercados de acuerdo a los productos y, de manera efectiva, los ataque todos, no queremos que nos pase lo del dicho: ‘el que mucho aprieta poco abarca’.