.
ARCHIVO Ganado Hartón del Valle sería patrimonio genético, social y económico
miércoles, 8 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Precisamente, esta semana investigadores de Corpoica se reunieron con diputados, la secretaria de Ambiente, Agricultura y Pesca, el Sena, la Asociación Nacional de Criaderos de Razas Criollas y Colombianos (Asocriollo) y la Cooperativa de Ganaderos del Centro y Norte del Valle, para entregar un balance de lo realizado en busca de este objetivo.

“Presentamos los avances del manejo del hato, sus indicadores productivos y ventajas. Hoy, contamos con 118 animales dentro de parámetro de selección que corresponden al prototipo de esta raza. Esperamos que, con el trabajo mancomunado, podamos hacer un despliegue mayor de la raza en el departamento y beneficiar a los pequeños productores de este ganado”, dijo Diego Aristizábal, director del Centro de Investigación Palmira de Corpoica.

La entidad cuenta con un núcleo de raza criolla en conservación con 70 hembras aptas para la reproducción. “Venir a Corpoica y encontrar que se está trabajando en un Banco de Germoplasma en donde se nota la selección de los ejemplares, nos da tranquilidad para la conservación de esta raza, que es vital no solo para el Valle como raza sino para los cruzamientos que se pueden realizar”, indicó Juan Carlos Rengifo Arboleda, diputado del Valle del Cauca.

Rengifo señaló que esperan en marzo próximo dar curso a la ordenanza que permita dicha declaratoria y de esta forma destinar recursos en conservación, investigación,  manejo y fomento.

Hartón del Valle es una raza criolla con genes de resistencia a garrapatas y a enfermedades que éstas tramiten como babesiosis y anaplosmosis.

Algunos estudios han demostrado que este ganado es un progresor lento para el Virus de la Leucosis Bovina (VLB), enfermedad que afecta y genera grandes pérdidas en los sistemas de producción lechera. 

Gracias a sus más de 500 años de evolución y adaptación a las condiciones ambientales del país ha logrado el aprovechamiento eficiente de forrajes de baja calidad nutricional, con óptimos índices de fertilidad y producción de leche en trópico bajo. 

“Dentro de sus características, es relevante también que las hembras lactantes presentan altos grados de habilidad materna, lo que asegura contar con una cría en óptimas condiciones de peso al destete. Además, de las razas criollas colombianas, es la más lechera, con volúmenes de producción promedio de 5 a 6 litros/ vaca/ día sin suplementación. Varios estudios confirman que es de mayor calidad, en cuanto a contenido de grasa y proteína”, compartió David Quintero, profesional de apoyo a la investigación del Centro de Investigación Palmira de Corpoica.

Actualmente, el hato cuenta con certificación del ICA como libre de brucelosis y tuberculosis; también se ha implementado cultivos forrajeros para producción de ensilaje a partir de maíz y sorgo forrajero; y, se cuenta con el software Inter-Herd para la gestión de la información productiva.