.
ARCHIVO Ensilaje y vitaminas, las fórmulas para enfrentar la sequía en el país
martes, 12 de agosto de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dajibys Martínez Anaya - dsmartinez@larepublica.com.co

Esta situación obliga a los productores a adoptar medidas preventivas orientadas a garantizar estos recursos durante la emergencia para mitigar los posibles efectos en medio de una ola de calor. En efecto, el problema climático se ha derivado en una reducción sensible de la calidad nutritiva y disponibilidad de alimento. 

Sin embargo, la falta de agua y alimento no son las únicas preocupaciones para quienes se dedican a esta actividad ganadera. Los problemas sanitarios son otro dolor de cabeza ya que se aumenta el riesgo de contraer enfermedades y con ello se disminuye la producción de su ganado.

Según Daniel Espinosa, miembro de la junta Directiva y criador de Simmental, el problema ha empeorando en los últimos meses y los planes de contingencia para contrarrestarlos son pocos. “La única fórmula para cuando lleguen las épocas de verano es guardar comida en abundancia. Pero no todos los ganaderos logran hacerlo, pues esto depende también en gran medida de la calidad de los suelos. Hay unos que son muy pobres y no producen el pasto necesario”, sostiene. 

El silo de maíz, heno y la melaza, son otras alternativas de alimento en tiempo de sequía, pero de acuerdo a Espinosa, se requiere de tecnología y la gran mayoría de los ganaderos no tienen acceso por los costos que representan. En el mercado, el kilo de silo de maíz se vende a $250 y a esto se le suma los costos del transporte. Una vaca de leche para tierra caliente de 450 kilos necesita entre 12 a 20 kilos de silo de maíz al día. Esto si se tiene un buen pastoreo y si no la proporción se aumenta entre 25 y 30 kilos diarios.

“La cantidad de alimento depende del peso del animal y si no se cuenta con la medida indicada no estará en condiciones para su reproducción”, manifestó Juan Diego Gaona, médico veterinario.

El Gobierno es consciente que la situación en el país es crítica, y cada vez son más los efectos que este cambio climático está generando en las zonas ganaderas. Dentro de los planes que adelanta el Ministerio de Agricultura,  Fedegán y Corpoica, entre otras entidades, está la preparación de reservas de agua potable para el consumo animal y eventualmente para el riego de  praderas, reducción de la carga animal, porque habrá menos forrajes y agua, y conservar alimentos como alternativa cuando los pastos estén secos.

Cuatro Claves para proteger el ganado 

Reserve agua potable. La actividad depende en gran medida de la capacidad de proveerse de líquido.  Por ello se hace fundamental establecer reservas de agua potable.

Conserve los alimentos. Esto permite ofrecer comida al ganado cuando los pastos estén en su peor momento y reservar cuando estén en época de abundancia para enfrentar épocas duras. 

Reserve el ensilaje. El ensilaje, que no es más que forraje verde picado de gramíneas, cultivos anuales y leguminosas, debe cosecharse  y conservarse para aprovechar al máximo sus nutrientes. Con este, se necesita menos suplementación con alimentos balanceados y se reducen los costos de alimentación. 

Manejo del rastrojo. La formación y crecimiento del rastrojo es una condición natural de las especies que se han adaptado a estados que les favorecen, por eso es importante reconocer y utilizarlo para que el ganado lo consuma, ya que además les proporciona humedad y sombra.

Las opiniones

Daniel espinosa
Miembro de la junta directiva y criador de Simmental
“El problema de la sequía ha aumentado en los últimos meses y los planes de contingencia para ayudar a los animales son pocos”.

José Félix Lafaurie
Presidente de Fedegán
“El objetivo de producir ensilaje es aprovechar el excedente de forraje en época de abundancia para alimentar al ganado en crisis”.