.
ARCHIVO El ABC que debe terner en cuenta al momento de comprar novillas y toretes
martes, 28 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ian Farouk Simmonds - isimmonds@larepublica.com.co

Los sistemas de producción de las fincas exigen determinados tipos de especie, que se acoplarán a los requerimientos de los ganaderos, siempre y cuando estén en un ambiente propicio.

Por ello, en muchos prospectos de compradores surge la pregunta: ¿qué debo tener en cuenta a la hora de comprar, por ejemplo, novillos y toretes? Para Gabriel Ávila, medico zootecnista de la firma ControlVet, son fundamentales tres aspectos que ayudarán a tomar una decisión acertada.

El primero de ellos es sustentar cualquier decisión en el apoyo de un experto. Con la asesoría de un médico zootecnista, se puede empezar a escoger una especie que esté acoplada al sistema de producción que requiere el ganadero: si es de producción específica, de doble propósito o enfocado en el sector cárnico.

“Con el sistema determinado, la búsqueda de las novillas y los toretes se hace más fácil”, detalló.

Pasado el sistema, se debe analizar concretamente el medio ambiente al que desea exponer la novilla o el torete. Pues, como explicó Ávila, el ecosistema es fundamental para el desenvolvimiento del animal. “La precipitación, la humedad, e incluso la característica del forraje, es diferente de un lugar a otro, y debe analizarse con mucho cuidado”, aseveró. 

Colombia, con su variedad de climas y ecosistemas, es un escenario donde debe tenerse un cuidado particular. El criterio técnico entra a jugar de forma especial, pues “una raza que no se adapta al ecosistema, genera un fracaso en la parte reproductiva”.

En otras palabras, si el animal no logra adaptarse el medio, porque no son sus condiciones naturales, se condena una cuantiosa inversión al fracaso.

Pero si el sistema ideal o el clima no son suficientes, existe otro factor que no puede obviarse, el mercado. Un productor siempre debe preguntarse qué tipo de animales, y sus derivaciones, está exigiendo el mercado.

“En el caso del sector cárnico, por ejemplo, se exige una calidad especial que incluye unas edades y pesos acordes con los requerimientos del sector”, indicó Ávila. 

Al determinar estos indicadores, junto con la capacidad de la especie para generar su reproducción, puede empezarse a revisar la ‘minucia’ técnica de los animales.

Uno de ellos es el lugar donde se compra. Para Eduardo Kerguelén, gerente general de Subastar, los animales pueden ser adquiridos directamente en fincas o en las subastas. Lo recomendable es hacerlo durante las ferias, debido a que hay más seguridad en las condiciones sanitarias y técnicas de las especies que se ofertan.

“Por lo general, el personal técnico de las subastas hace la revisión previa para determinar que el animal sea de calidad”, aseguró Kerguelén.

Tras solicitar la mayor cantidad de información al vendedor sobre el manejo sanitario (aplicación de vacunas, entre otros), comienza a analizarse el precio. Lo habitual, en el ganado comercial, es que el valor de las novillas dependa de la oferta y la demanda existentes. Si son blancas y preñadas, el valor oscila entre $1,4 y $1,8 millones. Las de color rojo cerezo están entre $1,8 y $2,5 millones.

Los toretes, explicó Kerguelén, varían su valor dependiendo de la crianza recibida y la genética. Los ejemplares pueden costar $3,5 millones, e incluso llegar hasta los $10.

“Incluso los antecedentes de los animales, su árbol genealógico, se deben analizar con detenimiento. La genética, y el pedigrí generan mucho valor en las especies”, recalcó el experto consultado por Agronegocios.

La reproducción
Al momento de adquirir una especie debe analizar sus patrones de reproducción. Los conocedores recomiendan asesorarse de un experto que observe los detalles que permiten determinar si la especie será productiva. En el caso de los toretes, se determina por el tamaño del testículo.

La condición del hato
Mire muy bien el lugar donde está comprando al animal, para saber si su hato ofrece las mismas condiciones locativas necesarias para el desarrollo de la especie. “El fracaso está en que se compran animales y se cambia todo el sistema de manejo del mismo”,  señaló Gabriel Ávila.

No comprar por “moda”
Una novilla o un torete debe comprarse con criterio técnico y no por un mero capricho del propietario. Si una especie funcionó en una finca, no es garantía de que funcione igual en otra, pues las condiciones son distintas. “No compre porque le dijeron, compre porque es funcional”, aseguró Ávila.

Peso y tamaño ideal
En la compra de estos animales, debe mirarse con lupa el peso y tamaño del mismo, pues éste determina de qué forma fue levantado en la finca. Un animal sin sus características ideales, puede terminar por generar un dolor de cabeza, pues no lleva una evolución adecuada.

Madurez sexual
En el caso de las novillas, si están en etapa de madurez sexual, es necesario observar si éstas se encuentran gestantes o ya parieron. Para ello, se realiza un chequeo reproductivo o  palmación. Si no han alcanzado la madurez sexual, simplemente no es necesario.

Un registro de pedigrí
En el mercado ganadero se valora cuando las especies son “puras”, es decir, sin ningún tipo de cruce y con una genética ideal. Si usted adquirió una novilla o un torete con esas características, puede exigir el registro de pedigrí que otorgan las distintas asociaciones.

No lo olvide: infórmese
Cuando se adquiere un producto, la información nunca es un elemento para dejar de lado. Cualquier tipo de inquietud que le genere la compra de un animal, debe ser consultada con el vendedor. En todo caso, solicite ayuda de un experto que lo guíe hacia una buena decisión.

Las opiniones

Gabriel Ávila
Médico veterinario
“Considero que por encima de todo, algo fundamental es que se le realice la prueba de fertilidad a los animales”.

Eduardo Kerguelén     
Gerente de Subastar S.A
“El personal técnico de las subastas realiza toda la revisión técnica para determinar la calidad del animal”.