.
ARCHIVO Cafeteros terminan un 2013 calificado como el peor año en la historia
martes, 26 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dajibys Martínez Anaya - dsmartinez@larepublica.com.co

Los cafeteros colombianos cerrarán un 2013, que por donde se mire, pasará a la historia como, tal vez, el año más crítico para la actividad en sus más de 100 años de vida productiva, pese al aumento en la producción . 

Pero también será recordado como el año que le mostró a los caficultores de base darse cuenta -sin tener el sector hoy la participación en la economía del país de otra época- que aún tienen poder.

Dos paros pusieron en ‘jaque’ al Gobierno y dejó una institucionalidad debilitada.  Uno de los cafeteros que encarna lo anterior es  Alejandro Corrales, un agrónomo de Belén de Umbría (Risaralda). La combinación de sus conocimientos académicos con los prácticos, le permiten concluir  que este es el año más difícil, de los 23 que tiene de historia en la caficultura y que la Federación de Cafeteros debe reformarse.

El gerente de la entidad, Luis Genaro  Muñoz, fuertemente criticado por los cafeteros de base, confía en que superada la coyuntura de bajos precios, el renglón saldrá favorecido en el segmento de cafés suaves aunque asegura que “el 2014 seguirá siendo difícil en términos de precios”.

¿Cómo califica este año cafetero 2013?
El año 2013 mostró que el esfuerzo que hicimos los productores y sus instituciones en los últimos años para incrementar la productividad y comenzó a dar sus resultados. Nuestra productividad se incrementó en más del 30%. Esto no quiere decir que aún seamos rentables. Estamos enfrentando una coyuntura de precios compleja que afecta a Colombia y a los demás países productores. 

¿Cómo avizora el futuro de la caficultura colombiana?
Tenemos una estrategia, basada en productividad, desarrollo rural y valor agregado. Tenemos un nicho de mercado donde podemos diferenciarnos. Superada la coyuntura de bajos precios saldremos fortalecidos en el segmento de cafés suaves.

¿El lema del congreso es “Por una caficultura competitiva”, qué van a hacer para darle competitividad al sector y qué planes tienen para este?
El gremio ha venido discutiendo en reuniones de comités de cafeteros y encuentros veredales, una propuesta que se va a refinar en el congreso, trabajando desde luego el tema de precios y remuneración, pero también el de costos laborales,  fertilización y el de crédito. Pero tenemos que tener un plan de futuro, y esa va a ser la discusión clave del Congreso.

¿Qué le gusta y qué no le gusta de lo que ha dejado ver la comisión de expertos que está estudiando el tema cafetero?
Realmente no hemos visto mucho. Hay unos estudios que muestran una foto de hace unos años, cuando enfrentamos lo peor de la ola invernal. Pero confiamos en que lo que se presente el año entrante sea un insumo clave para el futuro.

¿Cómo prevé el 2014?
El próximo año seguirá siendo difícil en términos de precios. Seguiremos trabajando en productividad y en proveerle servicios al caficultor para que sea más competitivo. Esa es nuestra función institucional y en ello hemos sido eficientes.