Analistas

Videojuegos, una industria silenciosa

La tecnología ha incursionado en todos los campos de nuestra vida y algunos subsegmentos logran pasar desapercibidos, pero la realidad es que avanzan a pasos de gigante. Uno de ellos es la industria de videojuegos, la cual lleva poco más de medio siglo de desarrollo y anualmente genera cerca de tres veces más ventas a nivel global que la industria cinematográfica.

En 2016 la industria de videojuegos generó ventas agregadas a nivel global por valor de US$106.000 millones aproximadamente. Sus raíces se remontan en 1952, donde un estudiante de la Universidad de Cambridge conocido como Alexander “Sandy” Douglas creó OXO, una versión electrónica del juego conocido como “tres en línea” o “triqui”, el cual posiblemente fue el primer videojuego de la historia.

La globalización y los avances tecnológicos han hecho que los hábitos de consumo cambien. De acuerdo con una encuesta realizada por el buró de estadísticas laborales de EE.UU., los estadounidenses mayores a 15 años -representan el 96% de la población del país- gastan en promedio cinco horas diarias y más de US$3.000 anuales en estas actividades. Otro caso particular es China y otras economías emergentes en Asia donde la riqueza y el bienestar han aumentado considerablemente.

De acuerdo con cifras de Newzoo (empresa dedicada a la investigación en temas relacionados con videojuegos), en 2017 se generaron ventas por valor de US$51.200 millones, representando el 47% del total de ventas de videojuegos a nivel mundial. Un factor que impulsó esta dinámica fue que China a partir del año 2000 vetó la compra y el uso de consolas y videojuegos con el argumento de que era un pasatiempo inútil que afectaba la productividad.

En 2014, después de 14 años esta prohibición se eliminó y fue un motor más para el fortalecimiento de la industria. A partir de 2015, China se convirtió en el mercado de videojuegos más grande y más rentable del mundo. No es coincidencia que empresas como Capcom, Konami, Nintendo y Sony, que son importantes desarrolladores de videojuegos pertenezcan al continente asiático.

¿Pero cómo la industria de videojuegos se beneficia de esta dinámica y por qué cada vez es más grande y más rentable?, existen varios factores, no obstante, es importante resaltar dos. El primer factor es la transformación de los juegos físicos a los digitales los cuales permiten mejorar los márgenes operativos de las compañías desarrolladoras de videojuegos al asumir menores costos principalmente en la distribución del producto.

Adicionalmente, permite llegar a más consumidores finales pues no se limitan únicamente a consumidores con consolas de videojuegos, la incursión de dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y tablets amplía aún más el mercado objetivo. Por ejemplo, de acuerdo con datos recopilados por Statista, en el primer trimestre de 2018 existían 361.877 juegos en Apple App Store con un precio promedio de US$0,49, algo totalmente asequible.

El segundo factor es el auge de los deportes electrónicos (e-sports) que son competencias de videojuegos multijugador donde normalmente los participantes son jugadores profesionales. Algunos gobiernos como el estadounidense o el alemán consideran a los jugadores profesionales de videojuegos como atletas y el Comité Olímpico Coreano concedió el rango de deporte olímpico a los e-sports.

La magnitud de estos eventos es tan grande que, en promedio, en la Copa Mundial de League of Legends -juego perteneciente al gigante tecnológico chino Tencent-, logró tener un promedio de 33 millones de espectadores durante todo el torneo en 2017. Según datos publicados por Statista, los ingresos globales generados por los e-sports alcanzaron US$655 millones en 2017, y se espera que para el año 2020 alcancen US$1.500 millones.

Los ingresos son generados principalmente por publicidad y patrocinios, tiquetes de eventos en vivo, pequeños torneos amateur, apuestas y mercadeo. Las empresas pioneras en este campo son Tencent con su juego League of Legends, Activision Blizzard Inc con sus títulos Overwatch y Hearthstone al igual que Electronic Arts Inc con Fifa.

De acuerdo con cifras esperadas por Newzoo, la industria de videojuegos crecerá a un ritmo de 6,2% compuesto anual entre 2016-2020, algunos catalizadores que soportan este crecimiento son, primero, que las generaciones más jóvenes tienen una mayor aceptación al entretenimiento interactivo y la tecnología.

Segundo, los nuevos modelos de monetización en esta industria como las suscripciones periódicas para acceder al software o los denominados “micropagos” donde el consumidor realiza compras para adquirir objetos o servicios adicionales es posible que generen soporte y estabilidad en los flujos de caja de las compañías, impulse el crecimiento de los ingresos y genere mayores márgenes operativos, y, por último, el auge de los e-sports.

Los mayores exponentes de la industria son empresas como Sony, Nintendo, Microsoft, Activision Blizzard, Electronic Arts, Take Two Intertactive, Ubisoft, entre otros.