Analistas

El problema de cumplirle al elector

GUARDAR

Luis Fernando Vargas-Alzate

Hay algo característico en la manera de hacer política de Donald Trump, no solo como presidente, sino además como uno de los líderes de la política internacional: el magnate, cuestionado y criticado por muchos, tiene de particular que cumple lo que promete. Tal vez eso sea lo que más sorprende a analistas, académicos y políticos alrededor del mundo, pues cuando se hace campaña electoral, la tradición enseña que se cumple poco de lo que se promete. Con Trump, la norma es inversa.

Cuando se desarrolla una campaña electoral, existe una tendencia a prometer lo que el electorado desea. Así mismo, una vez se arriba al poder, la propensión es a analizar qué cosas de las que se planteó en campaña son susceptibles de realizarse, y cuales definitivamente ni siquiera debieron prometerse, dada su poca popularidad o imposibilidad para llevarse a la práctica.

Para el caso del presidente estadounidense, quizá por no ser un político (al menos en el sentido tradicional), o tal vez porque simplemente le importa poco su “capital político”, hay que advertir que actúa contra las leyes del ejercicio citado. Sin importarle mucho las consecuencias, sigue empeñado en hacer todo lo que prometió durante la campaña electoral. En realidad, su nivel de sensatez impresiona. Aunque se pueda advertir que sigue generando cada vez más resultados indeseables, hasta para los mismos estadounidenses que lo llevaron al poder.

Entre muchas áreas, esto es lo que viene ocurriendo con la política exterior e internacional de Estados Unidos. Hoy, de acuerdo con el centro de pensamiento y estudio estadístico Pew Research Center, la imagen del presidente Trump, en relación con la medición sobre el nivel de confianza para hacer lo correcto en el ámbito internacional, languidece de manera particular, por debajo de las calificaciones hechas a la imagen de los mandatarios chino y ruso, Xi Jinping, y Vladimir Putin, respectivamente. Ese hecho, obtenido de la aplicación de encuestas en 25 países, es diciente.

Tal como fue planteado en The Economist, la semana pasada, la política exterior que se origina en Washington, “resulta cada vez más difícil de vender”. En tal medio se hizo alusión a los apuros en los que se han visto, tanto al vicepresidente Pence, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, cuando han querido resaltar la gestión de su jefe en los escenarios multilaterales. Diversas situaciones embarazosas y momentos tensos han quedado registrados.

Sin embargo, y tal como el mismo medio lo complementa, los resultados de este tipo de ejercicio internacional propuesto por Trump serán los que le otorguen la razón o no a su accionar. El distanciamiento de la estratégica región de Medio Oriente, la posición tomada frente al acuerdo nuclear con Irán, la ambivalencia en relación con Norcorea y el compromiso para trabajar profundamente hasta que el dictador de Venezuela abandone su cargo, son solo cuatro de las diversas situaciones en las que se encuentra inmerso el país.

Es válido señalar la paradoja existente frente al tema iraní. La promesa de campaña fue clara y, en consecuencia, desde el año pasado, el líder del ejecutivo denunció el acuerdo y quedó excluido. Sin embargo, apartarse de esa manera de una de las regiones geopolíticamente más importantes para los intereses estadounidenses, resulta risible, por no decir lo menos.

Ubicar por encima aquello de “Make America great again” para dejar a los iraníes sin acuerdo y con la posibilidad de desestabilizar, no solo esa región, sino el mundo entero, es una torpeza de las que no se podían cumplir. Por tanto, un examen más concienzudo de cada acción internacional, aparenta arrojar resultados lo suficientemente negativos para que Trump no regrese a la Casa Blanca en 2020. No es fortuito que los precandidatos ahora estén haciendo esfuerzos para que sus propuestas de política exterior se distancien lo suficiente de lo que este gobierno adelanta.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés