Analistas

Lista la chequera para la Paz

GUARDAR

Durante esta semana se han conocido detalles del proceso de acercamiento que el Gobierno colombiano viene adelantando con la guerrilla más antigua del país. Para el posible final del conflicto, previamente se viene pensando en el incierto “postconflicto”. Desde noviembre de 2011, el presidente Santos preparó el terreno dentro del aparato estatal. Con esa nueva posibilidad de paz, se creó el curiosamente llamado “Sector de Inclusión Social y Reconciliación”. Su estructura está en cabeza de un ex banquero de inversión: el economista cartagenero Bruce Mac Master, director del Departamento para la Prosperidad Social (DPS).

El DPS coordina sus planes con antiguas y nuevas entidades como Bienestar Familiar, la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas, el Centro de Memoria Histórica, la Agencia Nacional para la Superación de Pobreza Extrema y la Unidad Administrativa Especial para la Consolidación Territorial. Esta última, busca fortalecer la presencia del Estado en regiones afectadas históricamente por organizaciones armadas ilegales y encontrar una alternativa para los cultivos ilícitos. Si ustedes leen entre líneas, como yo, las entidades fueron “bautizadas” estratégicamente, y algunos nombres “cuadran” con la agenda de 5 puntos propuesta para negociar en La Habana y Oslo. El Bienestar Familiar es clave también, después de conocerse el estudio de nuestra colega Natalia Springer: la mayoría de integrantes de la guerrilla son niños.

La inversión que ya se viene haciendo en inclusión social y reinserción es de aproximadamente 8 billones de pesos anuales, lo que representa un punto del PIB. El Gobierno está dispuesto a invertir alrededor de 0.2% a 0.3% del PIB adicionales en el proceso de paz y la respectiva reinserción. Con ese aumento marginal sobre lo presupuestado, Colombia aumentaría nuevamente su déficit fiscal. El ex ministro de Hacienda, Juan Carlos  Echeverry, dijo que durante el primer semestre de 2012 estaríamos llegando a superávit fiscal por primera vez en muchos años. Ahora el Gobierno considera que hay “cupo” para sobregirarse un poco y apostarle a la paz. La chequera resiste un tiempo de sobregiro, si el retorno de la inversión va a ser grande a futuro.

No se necesita ser experto en economía para entender la tesis de Mac Master: al dar mayor empleo, educación, salud  y posibilidades de ingreso a la gente de mediana y extrema pobreza, se aumentarán en el mediano y largo plazo el número de consumidores potenciales de una gran clase media que impulsará el PIB de nuestra economía. Ese aumento en el consumo atraerá la esperada inversión extranjera en sectores distintos a los destacados petrolero y minero. Con la posible firma de paz y su anuncio inicial, ya hay empresas interesadas en venir. Si se logra el objetivo final, como la gran mayoría de colombianos quiere, no cabrán las solicitudes de nuevas compañías entrando a Colombia, una de las pocas joyas de la región a nivel de potencial de crecimiento.

La apuesta es entregando todas las fichas en la mesa del casino. Dicen que Santos es buen apostador y que le gusta. Si sale bien, se asegura su reelección; pero si sale mal, perdemos todos y mucho. El escepticismo histórico que construyó la guerrilla en el Caguán servirá para que algunos integrantes de la sociedad busquemos el equilibrio y sólo celebremos cuando haya resultados concretos. El martes el mismo presidente fue pragmático diciendo: “Esto todavía NO es la paz”. Esto es una apuesta, con todas sus implicaciones: riesgo, con alto retorno en la ganancia y con alta posibilidad de perder. Vamos a comenzar a girar de la chequera. Vale la pena apretar el cinturón y movernos de nuevo en el terreno del déficit fiscal, sabiendo que podrían venir años de boom económico espectacular en el mediano y largo plazo. La guerrilla tiene que entender este pensamiento económico y permitir que compremos la paz.

Ñapa: La denuncia de supuestos sobrecostos por más de 1.000 millones de dólares en la construcción de Reficar, podría ser argumento suficiente para que Javier Genaro Gutiérrez presente su renuncia en Ecopetrol y como dicen llegue Gabriel Silva Luján.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés