.
Analistas 27/08/2021

Centro Poblados y Torcidos II

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR
La República Más

El incendio de Centros Poblados siguió creciendo por la cadena de sucesos que se ha desarrollado en las últimas jornadas. Lo que quedó absolutamente evidente, es que estamos ante unas mafias organizadas de empresas y personas que, sistemáticamente, han conseguido recursos del Estado a cualquier costo. Las artimañas jurídicas de una tutela en Puerto Colombia demuestran que están dispuestos a no dejarse quitar lo que ya obtuvieron, de manera ilícita, a mi juicio.

La solución propuesta por MinTIC de continuar en orden descendente para llegar a la ETB y sus aliados me parece un camino correcto. ETB salió rápidamente a respaldar la decisión y el proceso seguro se va a perfeccionar en septiembre. Tienen la capacidad de llegar a todos los puntos de manera satelital, no con fibra, y seguramente MinTIC va a ajustar el mapa de cobertura para que ningún punto del país que estaba en el mapa original se quede por fuera. En el marco de la Ley 80 es posible que la entidad contratante llegue a un acuerdo con el ganador, para que al final de la historia todo el país esté conectado, que es lo más importante.

Este período de septiembre es para dejar que se arregle el problema de contar con un buen proveedor. No es el momento de tomar decisiones de renuncias o retiros. En el debate de esta semana la ministra expresó: “No hay malos contratistas, hay malos administradores”. Estamos apagando el incendio, hay que dejar que el bombero apague el fuego y luego salga del edificio. Una vez la ministra Abudinen logre salir de la emergencia, vendrá el momento del juicio, responsabilidades políticas, sanción social y demás.

Hoy el país debe concentrarse en lograr que ETB se apropie del contrato y comience rápido a ejecutarlo. Sigo insistiendo, como lo dije en el texto anterior, que hay personas que deben terminar en la cárcel. Eso lo determinarán las autoridades. Un cambio en las actuales condiciones empeora el incendio, no es conveniente para el perfeccionamiento del contrato y genera mayor ruido político. El avance de conexiones que necesitan las regiones apartadas es prioridad. Recuperar el valor de anticipos, embargar cuentas y equipos ya comenzó. La penalización de la banda criminal queda pendiente.

Un comentario final con respecto a las formas. Percibo que dentro de las críticas hay un excesivo matoneo hacia la ministra Abudinen. Si este problema estuviera en manos de un ministro, al hombre no lo hubiesen atacado así. La forma de expresarse de miles de ciudadanos en redes, de colegas en medios y de parlamentarios, pasa de lo normal a lo personal. Se perciben odio y de rabia política. Es triste que varios de los ataques vienen en muchos casos de mujeres.

A veces, en nuestro país, la gente se asusta cuando ve mujeres tomando decisiones con carácter y firmeza. Claudia López y Alejandra Azcárate han sufrido de lo mismo al enfrentar sus propios problemas, solo por mencionar algunos ejemplos. Mucha gente prefiere mujeres dóciles, sonrientes y que no sean “problemáticas”. Yo, por el contrario, prefiero que el empoderamiento femenino y la equidad de género sean liderados por mujeres fuertes, que dan la cara y enfrentan los problemas con vehemencia. Lo fácil es criticar, señalar y ponerse del lado de lo que la gente quiere oír.