Analistas

¡Google y FB…, malos tampoco!

GUARDAR

Últimamente están apareciendo muchas noticias, comentarios que critican y cuestionan la idoneidad de estas dos plataformas (en el caso del buscador, refiriéndose a su canal YouTube), como medio apropiado para alojar publicidad. Es muy curioso que los que ahora critican, se han vanagloriado de ser los agentes más activos en las mismas hasta hace poco tiempo.

Como suele suceder, ni hay que demonizarlos ahora, como tampoco era necesario destacar sin medida “su contribución al desarrollo de la humanidad”. ¡Sin ellos, todos muertos! No cabe la menor duda que en su origen, su finalidad primigenia, buscador y red social, contribuyó a hacernos la vida más fácil al poder acceder a información de interés y estar en contacto y compartir nuestras historias con la gente que nos rodeaba y todo ello dentro de un entorno amigable, confiable e intuitivo. Ni más decir, que el mayor y más rápido acceso a internet entre la población y el desarrollo tecnológico, facilitando la conectividad, ayuda al éxito de estas dos plataformas.

A partir de su finalidad inicial, había que “construir” un negocio. Para ello, pusieron al servicio de los anunciantes toda la información de las personas que “navegaban”, para convencerles que la mejor manera de llegar a sus consumidores actuales y potenciales, así como elevar las ventas de sus compañías era confiando una parte de su inversión publicitaria en ellos. Desarrollaron complicados algoritmos, modelos predictivos de intereses de consumidores en función de lo que compartían en las redes o perseguían en sus buscadores… y casi nos convencen (a muchos les convencieron del todo), que quienes no invirtieran con ellos, estaban condenados al fracaso. Muchos anunciantes ya se encargaban de hacerles “publicidad” mostrando los grandes resultados obtenidos en sus campañas, dejando en el olvido el papel de otros medios, digitales y no digitales. ¡Que frágil e injusta memoria! Todo lo que se lograba era gracias a Google y FB…, y tampoco. Hay otras plataformas digitales (y no digitales), muy necesarias para lograr objetivos de comunicación y de negocio.

No nos engañemos; hemos sido nosotros los que hemos alimentado al monstruo y de eso se han aprovechado “los malos”; las noticias falsas, los comentarios sexistas, los videos racistas e inapropiados, las imágenes desgarradoras, la violencia al alcance de todos…

¿Será que los “Sres Google y FB” se han olvidado del fin primario de que les llevó a desarrollar lo que desarrollaron y ahora se han dejado llevar por la codicia y el vil metal? Sinceramente, no creo que sea así ni mucho menos, simplemente la realidad se les ha “escapado de las manos” y están en la obligación de poner las barreras y las medidas adecuadas para que “los malos” no se conviertan en los dueños de los contenidos que por ellas circulan. De la misma manera, que son capaces de crear algoritmos “publicitarios” aparentemente tan exitosos, también deben hacer lo mismo para poder “curar” los contenidos que se exhiben.

Lo que se está poniendo sobre el tapete es algo lógico y es parte de la evolución de los negocios. No es extraño que grandes agentes de la publicidad; anunciantes, agencias…, levanten la mano y les digan, que no están haciendo las cosas tan bien como ellos pensaban. Que el enemigo se les ha colado en el rancho por donde menos lo esperaban.

Les toca volver a generar confianza. Ni vítores ni voces destempladas. Simplemente tenemos que ser cautos, ecuánimes y aceptar que hay también vida más allá de Google y FB.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés