.
Analistas 02/06/2022

Política de la buena

Eduardo Verano de la Rosa
Exgobernador del Atlántico

La política, en el mejor sentido de la palabra, es la actividad humana más importante para mejorar las condiciones de vida de la gente, y conducir los esfuerzos colectivos para dignificarla, sin que primen intereses individuales. Exige personas probas, integras, porque llevan el timón de su sociedad. El símil que utilizaba Aristóteles es la conducción de un barco que requiere gobernar su timón. Gobernar es timonear, llevar el barco a buen Puerto. Sin embargo, el Mediterráneo, sin ser un océano, es un cementerio de barcos. Pero, todos esos fracasos en la navegación sirvieron para perfeccionar el arte de navegar. Igual en la política se tiene que perfeccionar y trabajar para beneficio de la gente. Se requieren personas con condiciones especiales, con formación técnica y académica.

Nuestra Colombia, país complicado, requiere permanentes ajustes en sus procesos políticos por lo cambiante de sus etapas históricas con elementos que desestabilizan. Los recursos son finitos y se agotan, y los ricos mueven sus capitales hacia inversiones más rentables.

El futuro diseño del país es el tema principal de la campaña presidencial, pero basado en un proyecto regional realista, que construya un Estado que promueva regiones desarrolladas con más libertad y dinámica; que no dependan de un gobierno central que privilegia el crecimiento solo del centro dónde está su sede.

Lleras Restrepo impulsó un modelo de planificación centralizado copiado de Francia que impulsó el judío Pierre Mendès France que funcionó bien en Francia, pero fracasó en Colombia. No dinamizó el desarrollo de las regiones, porque se centralizaron los recursos y congelaron las regiones. Y como decía Napoleón: las tres cosas más importantes que se necesitan para el desarrollo económico son: plata, plata y plata.
Un análisis internacional rápido concluye en avanzar un esquema regional.

La guerra económica Rusia- Ucrania encarecerá el petróleo con cambios en los ciclos económicos. El momento es similar al año 1973 con costos energéticos elevados y problemas de movilidad. El liderazgo mundial de Estados Unidos está en peligro y surgirá cada vez más nítidamente el liderazgo alemán por su fortalecimiento dentro de la misma Europa.

Francia seguirá con problemas y dificultades por la desgarradora inmigración. España continuará creciendo, con su liderazgo social y se vislumbra qué con Feijóo como próximo Presidente, de ganar las elecciones en un año, empiece una nueva etapa.

Felipe González impulsó tres eventos: España pasó a formar parte de la Unión Europea e inicio relaciones económicas comerciales con América Latina. Convirtió a España en la bisagra que integraba América Latina con Europa. También impulsó la estructura de autonomías.

En Italia las regiones se crearon por parte de los gobiernos de derecha por miedo a los comunistas.
La campaña presidencial debe enrutar a Colombia hacia decisiones trascendentales y a políticas de cambio económico y social que nos lleven a una etapa de modernización. El modelo debe ser el Presidente de EE.UU., Roosevelt, un hombre rico, que tenía poliomielitis, pero a pesar de sus dificultades, transformó y le dio la vuelta a la historia de Estados Unidos. Fue el creador de Estados Unidos moderno.

La transformación real de Colombia son las Regiones con plata, no con limosnas. La academia tiene que estar involucrada en este proceso de transformación del país, y formar parte del debate territorial con un mayor compromiso. El tema se tiene que manejar con el corazón, con coraje, con lucidez.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA