Analistas

Diversificar: productividad y calidad

GUARDAR

Camilo Fernández de Soto Presidente de Colombia Productiva

Para todos es conocido que avanzar hacia la diversificación de las exportaciones es una tarea permanente en nuestro país. Para lograrlo se necesita incluir en la canasta exportadora tres ingredientes que son imprescindibles para tener empresas con más capacidad de competir: productividad, calidad y valor agregado.

Mucho se ha escrito sobre la necesidad de preparar la oferta exportable para que responda a lo que demandan los mercados internacionales, cada vez más competidos, y los consumidores, cada día más exigentes.

¿Cómo podemos hacerlo? Incorporando estos tres elementos en el ADN de cada empresa, un trabajo que, en 2019, con el apoyo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, estamos multiplicando por diez para impactar en más regiones.

En noviembre celebramos en Colombia el Mes de la Calidad. Es la oportunidad para hablar de la importancia que esta tiene para diversificar la oferta exportable: es hora de que las empresas dejen de verla como ‘el coco’ y, por el contrario, la entiendan como ‘el pasaporte’ que necesitan para ingresar a más mercados o para competir en el local.

En Colombia Productiva encontramos que siete de cada diez firmas que acceden a nuestros servicios reconocen que no tener certificaciones de calidad les ha impedido iniciar exportaciones o abrir más mercados. Aunque hemos dado pasos importantes, necesitamos acelerar la incorporación de la cultura de la calidad en las empresas de todos los tamaños.

Algunas ya lo han hecho con programas que trabajamos con MinComercio, entre ellos Calidad para Exportar, que ayudó a que productos como paracaídas para aviones militares tengan luz verde para exportarse hacia Estados Unidos, que tapizados para sillas de aviones se vendan a la Unión Europea, que envases para productos de aseo sean utilizados por consumidores estadounidenses o brasileños, o que servicios de BPO especializados en salud sean adquiridos por importantes aseguradoras norteamericanas.

Sabemos que apostarle a la calidad requiere recursos y orientación para las empresas. Esto es lo que brindamos a través de nuestras convocatorias, como Calidad para Exportar, que cofinancia 70% (hasta $200 millones) los procesos de certificación internacional de nuestras empresas y los de acreditación de laboratorios.

Con $2.648 millones, MinComercio y Colombia Productiva destinarán en 2019 la suma de la inversión total hecha en los tres años anteriores para este propósito.

El esfuerzo que hacen las compañías por cumplir estándares merece un reconocimiento. Por esto a finales de 2019 el Presidente de la República entregará el Premio Colombiano a la Calidad para la Exportación, una distinción que nació en 1975, que dejó de otorgarse en 2015, y que este Gobierno revive para premiar los buenos ejemplos de las Pyme que han exportado gracias a su apuesta por la calidad.

A la calidad debemos sumarle otro componente: la productividad dentro de la empresa. El 65% del crecimiento de la productividad depende de los esfuerzos dentro de las compañías, según análisis de la Universidad de los Andes en 2016. Por esto tenemos en marcha Fábricas de Productividad, que hará 4.000 intervenciones a empresas para que produzcan más y mejor.
Todos estos proyectos están centrados en alistar a las empresas y sus productos, de puertas hacia adentro, con el objetivo de ver los resultados de puertas hacia afuera, con más diversificación y aportar a la meta de los $27.000 millones en exportaciones no mineras para 2022.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés