.
ALTA GERENCIA Prepárate para trabajar en las profesiones con más futuro
lunes, 10 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Expansión - Madrid

Grandes compañías y 'start up' tienen puestos sus ojos en expertos en márketing digital, analistas web, 'e-mobile' y 'big data'. Éstos son algunos de los profesionales, desconocidos o inexistentes hace un lustro, que escasean en el mercado pero que resultan decisivos en las empresas: refuerzan su presencia en la Red y consiguen que este canal se convierta en una fuente de ingresos rentable.

El futuro no está marcado. No hay más destino que el que construimos para nosotros”. John Connor en Terminator 2, seguramente no pretendía animar a las nuevas generaciones a apostar por profesiones que todavía están en pañales. Sin embargo, las palabras que pronunció el coprotagonista de esta película enmarcada en un paisaje posapocalíptico dominado por las máquinas adquieren hoy un especial significado. El futuro ha llegado y, aunque a algunos les ha pillado por sorpresa, hay quienes han sabido adaptarse y avanzar a su ritmo. Es el caso de los responsables de Proyectos Marcianos. Tecnilógica creó esta división para abordar iniciativas ad-hoc especialmente innovadoras. Son proyectos que se nutren de ideas de clientes que a priori pueden parecer inverosímiles y que esta firma, experta en desarrollo web, móvil y cartelería digital, convierte en realidad a través de aplicaciones que hacen posible la interacción entre el mundo real y el virtual, la gamificación, etcétera.

Uno de los proyectos marcianos que es una realidad gracias a su apoyo técnico, innovación y creatividad es la digitalización de los fondos sonoros de la Biblioteca Nacional: ¿quién se hubiera imaginado que podría escuchar una melodía del siglo XIX encerrada hasta ahora en un antiguo disco de cartón y metal? Ingenieros de telecomunicaciones e informáticos son los artífices de estos milagros de la ciencia. Ellos son los profesionales de moda que tienen el futuro laboral asegurado. Y no tanto por su titulación, sino por su capacidad para innovar, crear y poner su conocimiento a disposición de necesidades que no existían hace apenas cinco años. "Son personas con una base técnica muy diversa, porque se trata de proyectos en los que confluyen hardware y software, con interfaces poco habituales, y con mucho pensamiento lateral", explica Jorge Gutiérrez, CEO de Tecnilógica.

La tecnología cambia a una velocidad vertiginosa, lo que provoca que muchos de los expertos que ahora resultan imprescindibles apenas están disponibles: trabajan o hay que formarlos. María Gómez del Pozuelo, fundadora de la red social de mujeres profesionales Womenalia, asegura que "el desfase entre los candidatos que se demandan para asumir estos desafíos y la formación es de cinco meses". Parece que las start up sacan por lo menos un cuerpo de ventaja a los centros educativos. Los emprendedores y también las grandes empresas echan en falta en el mercado laboral expertos en márketing digital y de afiliación, e-mobile, SEO, SEM y analítica web, profesionales capaces de monetizar el tráfico en la Red. Por este motivo, tanto las compañías como las start up acuden a las redes sociales o al boca a oreja como canales de reclutamiento, y algunos centros de formación muy específicos como Isdi o Inesdi. Carlos Martínez es director de IMF Business School y asegura que "los sesenta alumnos de media que participan en los programas que impartimos que tienen que ver con márketing digital salen de la escuela con una práctica o un contrato laboral".

Otros centros como la U-Tad afirman estar en continuo contacto con las empresas e instituciones para identificar y definir sus necesidades. Raúl Arrabales, responsable del área de ingeniería de esta universidad, explica que, gracias a este feedback, "podemos ofrecer programas para profesionales con background en el sector de las TIC. Hablamos de, por ejemplo, ingenieros informáticos o de telecomunicaciones que deciden especializarse en ámbitos como el Big Data". Alejandro Suárez, emprendedor y business angel, señala que "algunas de estas profesiones, como las relacionadas con SEM o la analítica web, tienen titulaciones certificadas por Google".

Además de estos profesionales, al calor de las nuevas tecnologías han surgido los expertos en lenguajes operativos, que van un paso por delante de los programadores o desarrolladores de software al uso. Alberto Muñoz, manager de la división de tecnología de la consultora de selección Robert Walters, llama la atención sobre el Python y el Ruby on rails, "dos lenguajes de programación muy demandados, a los que se suman posiciones como la de Devops –Develop operations–".

Los más deseados

Entre los más codiciados se encuentra el CTO –Chief Technology Officer–, "muy requerido también por start up que ya cuentan con una plantilla de más de 30 empleados. No suelen tener más de 35 años y su sueldo medio anual si sitúa entre los US$109.000 y los US$136.000". Aunque parezcan retribuciones desorbitadas, para Stephanie Ollive, cofundadora de Egi-Talent, una firma especializada en reclutamiento y gestión de personas en el ámbito del e-commerce, no lo son: "Comparados con otros sectores más tradicionales o mercados europeos más maduros, los salarios en España son bajos". Y no lo dice a la ligera. Ollive asegura que hace un tiempo entrevistaron a un candidato experto SEM que trabajaba en Londres para una gran compañía y cobraba más de US$163.000 al año, cuando en España, por el mismo puesto, ese profesional no podría aspirar a más de US$81.800 anuales.

Dónde dar con ellos es otro obstáculo para muchas firmas. Alberto Muñoz explica que la mayoría de estos profesionales está en activo y no siempre disponibles en el mercado español, "de ahí que recurramos a las redes sociales o foros específicos para localizarlos". Ángel Sopeña, fundador de Bluecell, una start up de márketing digital, apunta que, en su caso, "impartir clase en ESIC, EAE y CEU me permite acceder a alumnos susceptibles de trabajar en mi empresa más adelante. En cualquier caso, antes de su incorporación, deben superar un período de prácticas".