.
ALTA GERENCIA Estrategias empresariales para alcanzar el éxito
lunes, 27 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Para sacar adelante una empresa, hay cinco cosas sencillas que los ejecutivos podrían tener en cuenta. Los pequeños cambios pueden representar, de cara al corto plazo, avances significativos.

Conozca a continuación cinco estrategias que podrían ayudarle a impulsar su negocio más rápidamente, según las sugerencias de Adam Bluestein, colaborador del portal INC.

Invertir en los colaboradores. ¿Cuán importante resulta contar con empleados felices? Más de lo que imagina. David Sirota, coautor de The Enthusiastic Employee, encontró que las empresas con elevada moral superaron a sus pares de la industria hasta el 20%, mientras que las organizaciones que tienen la moral baja o moderada registraron un desempeño inferior al de sus rivales hasta un 5% aproximadamente.

Fomentar la eficiencia. No hay que subestimar el impacto que pudiera tener en el balance final el hecho de alentar a los empleados a realizar mejoras en los ámbitos que les corresponde. Claramente, el colaborador debe sentir que es una pieza fundamental dentro de todo el engranaje. Cada integrante del equipo necesita saber que aporta valor.

Poner énfasis en el servicio al cliente. Los estudios muestran una correlación positiva entre la satisfacción del cliente (a través de American Customer Satisfaction Index) y la cotización de las acciones. Las compañías son lo que son gracias a su capacidad de mantener a sus clientes satisfechos.

Poner la mira en las relaciones públicas. Una empresa puede mantener en el mercado un producto icónico durante décadas, pero uno de los trucos para generar mayores niveles de ventas es hacer un gran esfuerzo en materia de relaciones públicas. Dixon Ticonderoga demostró en el 2012 que un selecto grupo de relacionistas públicos puede ayudar a reportar resultados satisfactorios. En este caso, las ventas de dicha firma incrementaron en 18%.

Simplificar un proceso. En algún momento, los consumidores pueden sentirse agotados por la complejidad de un proceso, dándole la ventaja a las empresas que pueden simplificar algún modelo existente.