.
ALTA GERENCIA Cómo casi pierdo un cliente por culpa de Microsoft
lunes, 26 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrés Julin Gómez Montes

Sin embargo, toca reconocer que los computadores y otras tecnologías que usamos a diario y sin las cuáles no podríamos vivir (al menos sin hacer grandes cambios), lo debemos a empresas como Microsoft, solo por mencionar una sola.

A pesar de que no soy fan de esta empresa, a lo largo de los años he usado muchos de sus productos y he invertido mucho dinero por estos. 

Por ejemplo, tengo en un closet 2 consolas Xbox 360 dañadas, la primera por que ya se había vencido la garantía y la segunda, por que Microsoft no me la quiso arreglar por varias razones que no vienen al caso (desde mi punto de vista, razones inválidas). 

Estas consolas quizás me costaron más de un millón, sin contar varios video juegos que solo sirven para recibir polvo. Pero más allá de la diversión, también soy usuario de Microsoft Office, en lo que se refiere a Word, Excel y PowerPoint. He probado varias alternativas de otras empresas, tanto pagas como gratis, pero siempre regreso a Microsoft pues su ofrecimiento, desde mi punto de vista, es incomparable. A lo largo de los años he comprado múltiples licencias de este producto y recientemente decidí comprar su licencia por tiempo, conocida como Office 365.

Esta alternativa de adquirir licencias por mes o años, aunque no es una idea nueva, si fue una gran innovación para el modelo de Microsoft. 

Y felicito a esta empresa por pensar en estos modelos, que tienen ventajas como el poder acceder siempre a la última versión de estos programas, entre otros.

Yo uso mucho programas como Word en mi hogar, dónde tengo varios computadores y este modelo encaja perfectamente. Incluso recientemente han lanzado versiones para dispositivos móviles, como iPads y Androids. Esta es una función secundaria para mi, pero igual la uso constantemente y le saco gran provecho.

Para usar estos programas de Office 365, es necesario “loguearse” para demostrar que tenemos licencia para usarlo. Esto está perfecto, el problema es que estos programas con frecuencia se les olvida que ya hemos activado el programa y nos pide que lo hagamos una y otra vez. Sin embargo para hacer esto, es obligatorio tener en ese momento acceso a Internet, algo que no siempre es posible.

Hace unas semanas estaba visitando a un cliente potencial y llevaba en mi iPad una presentación en PowerPoint. Cuando fui a mostrarle a este cliente la presentación, que es un ejecutivo muy importante y con poco tiempo, PowerPoint me empezó a pedir que me autenticará. Mi iPad no tiene acceso a Internet móvil, así que no lo podía hacer en ese momento. Intenté compartir la conexión de Internet de mi celular, pero en ese lugar mi proveedor de telefonía móvil no contaba con buena señal. Finalmente y después de perder varios minutos, me conecté al Internet móvil de mi cliente. Como accedí desde una dirección de Internet desconocida para Microsoft (lógicamente era una dirección que nunca antes había usado), adicionalmente me pusieron todas las trabas posibles para verificar que si era yo. Esto también deberían pensarlo, no es usable y es demasiado estricto.

Finalmente, una reunión que era de 30 minutos para hacer una venta, se convirtió en una de quizás 8 minutos, dónde no alcancé a presentar lo que iba a decir. ¿Error mío? Seguramente, he debido tener un plan B y llevar quizás también mi portátil y otro más, por si esto fallaba. Afortunadamente este cliente entendió la situación (tampoco es fan de Microsoft) y me dio otra cita.

En el pasado he criticado en este mismo espacio la falta de usabilidad y cómo los técnicos no pensamos como usuarios. Microsoft en este caso demuestra este problema, que lo tienen muchas otras empresas de tecnología. Esto lo comparto para que otras personas no tengan este problema y para que ojalá pronto Microsoft le dé solución a este, de una de las aplicaciones más populares a nivel mundial. Por el momento seguiré usando estas herramientas, pero ojalá esta empresa entienda que muchos usuarios seguimos descontentos con estas prácticas y poca usabilidad.