Domingo, 27 de Julio DE 2014
Lunes , Noviembre 25, 2013

Chile, Perú, Ecuador y Colombia, menos endeudados de la región

Bogotá_

En un momento en el que la desaceleración económica de los países emergentes ha generado que las perspectivas de crecimiento global disminuyan, vale la pena preguntarse si el endeudamiento de un país es la mejor solución para generar competitividad y crecimiento.

Cuerpo de la Noticia: 

En Latinoamérica, Chile, Perú, Ecuador y Colombia, son los que menos dinero deben y esto les ha permitido tener un crecimiento sostenido.

No es casualidad que los países que han mostrado un crecimiento sostenido en los últimos años, sean los que tienen los menores porcentajes de deuda pública respecto al Producto Interno Bruto (PIB). Dentro de ese grupo de naciones se encuentran Chile, Colombia y Perú, países que desde el 2009 han mostrado un progreso económico superior, si se le compara con algunas naciones más endeudadas.

Según los bancos centrales de los respectivos países y un estudio que publicó el Fondo Monetario Internacional (FMI) titulado “Las Américas tiempo de reforzar las defensas macroeconómicas”, Chile es el país que tiene la menor deuda pública sobre el PIB, 11,1%, seguido por Perú, 17,5%; Ecuador, 20%; Colombia, 21,6%, y Bolivia 34,2%.

“En términos de la actividad productiva, son tres los efectos mediante los cuales una mayor deuda pública afecta el crecimiento económico: altos ratios de deuda sobre el PIB, el financiamiento del desbalance fiscal, bien sea interno o externo y un desbalance general de las finanzas”, explicó Jonathan Malagón, director de análisis macroeconómico y sectorial de Fedesarrollo.

Para Malagón tener una deuda pública baja, “perfilaría de manera positiva a una economía en términos de su calificación de riesgo, llevándola a escalar posiciones por encima del grado de inversión”. Además, cree que controlar la deuda pública tiene efectos positivos sobre el tipo de cambio, aliviando la revaluación de la moneda y también permitiría frenar la desaceleración de los emergentes.

Este último tema parece estar pasándole factura al crecimiento global en el mediano y largo plazo, según informó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), en un informe que publicó la semana pasada, en el que bajó las previsiones de crecimiento para 2014 a 3,6%. En el artículo de la Ocde, la mayor amenaza para la recuperación fue el desbordamiento de los sistemas bancarios en los mercados emergentes, algunos de los cuales habían tenido un incremento del crédito extendido desde 2007, (caso de Brasil), y ahora han visto dificultades para poder pagar sus deudas.

Pier Carlo Padoan, economista jefe de la Ocde, explicó “que existen muchas razones por las cuales la Organización bajó las previsiones de crecimiento para el mundo, pero la principal es la desaceleración del crecimiento en los países emergentes, por culpa de una baja en el comercio y en la capacidad de pago de algunas naciones”,

Países más endeudados
Brasil es el país que tiene el porcentaje de deuda pública más alta sobre el PIB, 67,2%. Le siguen Venezuela, 61,8%, Paraguay, 61,3% y Uruguay, 53,1%. Cifras que podrían generar: encarecimiento de los créditos, desbalance fiscal, lo cual podría tener impactos negativos sobre el crecimiento.

Fortalecer los balances macroeconómicos es uno de los desafíos que tienen los países de Latinoamérica en los próximos años, según el FMI. Para lograrlo es necesario controlar las condiciones externas en la dinámica de deuda pública y deuda externa.

El mercado es el encargado de regular las deudas
Para Jonathan Malagón el principal juez que regula los niveles de endeudamiento en un país es el mercado, el cual vía precio castiga los desbalances y premia el buen desempeño fiscal. La banca multilateral monitorea permanentemente el estado de las finanzas públicas de todos los países que reciben crédito, aunque sus recomendaciones sobre disciplina fiscal no tienen que ser tomadas en cuenta obligatoriamente. “Colombia va por el camino correcto, aunque todavía le hace falta mayores políticas públicas para lograr reducir su deuda a los niveles de Chile”, explicó Carlos Alberto Jaimes, magister en economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Las opiniones

Jonathan Malagón
Director de análisis macroeconómicos de Fedesarrollo

“Controlar la deuda pública tiene efectos positivos sobre el tipo de cambio, aliviando la revaluación de la moneda y también permitiría frenar la desaceleración de emergentes”.

Carlos Alberto Jaimes
Magister en Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano

“Colombia va por el camino económico correcto, aunque todavía le hace falta mayores políticas públicas para lograr reducir su deuda a los niveles de Chile”.

Ernesto Rodríguez Uribe

erodriguez@larepublica.com.co

Noticias Relacionadas

Twitter LR

Twitter LR