Opinión

Importar un producto ¿verificó que no infringió una patente?

Si tomó la decisión de comercializar un producto en un país extranjero, estará expuesto a una serie de retos legales, ya que todas las transacciones realizadas en el nuevo mercado estarán sometidas a un régimen legal local.
Uno de los aspectos claves que debe tener en cuenta antes de iniciar la importación y comercialización es la libertad de operar en el determinado país, es decir, debe verificar si el producto o procedimiento que se quiere lanzar al nuevo mercado no incorpora un invento patentado. Un pleito con el titular de la patente suele ser largo, costoso y con el resultado incierto, por lo que es mucho mejor prevenir que curar cualquier conflicto.

¿Cuándo se considera que estoy infringiendo una patente?
A fin de ser concedida una patente, el solicitante tiene que divulgar su invento para que los demás pudieran implementarlo en sus productos, pero en contraprestación de ello obtiene la facultad de controlar su uso. Este control es exclusivo y recae sobre toda la explotación de la solución técnica encaminada por la patente: sea la fabricación, la importación o la comercialización de un producto o el uso de un procedimiento patentado en la fabricación de un producto.
En este orden de ideas, la infracción de la patente se da, cuando sin autorización correspondiente, se importa un producto que incorpora la esencia del invento patentado.

¿Puedo consultar las patentes concedidas?
Sí, existen diferentes bases de datos en las que pueden buscarse de manera gratuita las patentes.
Por lo general las oficinas nacionales de propiedad industrial disponen de una herramienta que permite acceder en línea a la información sobre las patentes nacionales. Sin embargo, es recomendable hacer una búsqueda también en las bases de datos Epacenet de la Oficina Europea de Patentes o PatentsTentscope de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual que son las más complejas.

¿Existen algunos límites del derecho de exclusión que tiene el titular de la patente?
Las patentes no otorgan a su titular un monopolio absoluto. En primer lugar, debe entenderse que no existe una “patente mundial”; el derecho de exclusión tiene efectos en el territorio del país que concedió la patente. Es entonces legal y legítimo hacer uso del invento en los países en los que no se encuentra patentado. Por lo tanto, sea lo primero verificar en qué países se encuentra patentada la tecnología que el producto a importar incorpora.
Asimismo, existe un límite temporal, puesto que las patentes se conceden para un término de veinte (20) años. Posteriormente, la información divulgada en los documentos de la patente quedará a libre disposición.
Finalmente, el alcance de una patente se encuentra delimitado por las “reivindicaciones” en las que el solicitante específica los elementos de su invento sobre las cuales pretende obtener el derecho exclusivo en caso de ser concedida la patente. Es por ello que al momento de verificar si existen algunas coincidencias entre el producto a importar y el invento patentado, es necesario fijarse en el lenguaje de las reivindicaciones que constituyen la frontera entre lo que queda de libre uso y lo que puede usarse tan solo con la autorización del titular de la patente.