Opinión

Safe: Un futuro seguro para el emprendimiento colombiano

¿Qué son los Safe?
Los Acuerdos Simples para Capital Futuro (Simple Agreements for Future Equity – Safe), son un vehículo de inversión diseñado a finales del año 2013 en Silicon Valley, como una alternativa de participación en el capital de nuevos emprendimientos.

Un Safe es un acuerdo estandarizado entre inversionistas y sociedades en virtud del cual, el inversionista transfiere capital o bienes a cambio de una participación futura en la sociedad. El precio de la conversión, la liquidación y los derechos de participación no son determinados al momento de suscripción del Safe sino en un momento más avanzado de la financiación.

¿Cuáles son las ventajas frente a los vehículos tradicionales?
La mayor ventaja de los Safe es su simplicidad.

Son acuerdos estandarizados, con relativamente pocos elementos a negociar, y por lo tanto de fácil suscripción. Los elementos determinantes en la negociación son fundamentalmente el Valuation Cap (precio límite de conversión) y el porcentaje de descuento al momento de la conversión.

Los Safe se diferencian de otros vehículos de inversión como los bonos convertibles en que por no estar configurados como instrumentos de deuda, no tienen fecha de vencimiento, y no causan intereses.

Adicionalmente, como quiera que no son instrumentos negociables, los inversionistas no quedan sujetos a las regulaciones sobre emisiones de títulos valores.

De otra parte, la simplicidad de este vehículo resulta más atractiva que la complejidad de otros vehículos de inversión tanto para los inversionistas como para los emprendedores.

Frente a la deuda convertible, dado que las sociedades en etapas tempranas suelen contar con problemas de liquidez, al momento del pago de los instrumentos se corre el riesgo de caer en una situación de iliquidez. Los instrumentos de deuda convertible, al tener una fecha de vencimiento, obligan a las sociedades a renegociar el instrumento, buscar alternativas de financiamiento o liquidar la sociedad.

El Safe soluciona este problema, puesto que no establece una fecha límite de pago, sino una conversión condicionada de acciones en un futuro.

Adicionalmente, en los vehículos tradicionales de deuda convertible, solamente una financiación por un monto mínimo de dinero activa la conversión de la deuda, lo que no ocurre en el caso del Safe, puesto que cualquier financiación, sin importar el monto, desencadena la conversión.

En materia de gobierno de la sociedad, los Safe no otorgan derechos a los inversionistas hasta que se efectué la conversión, lo que facilita la negociación y suscripción del acuerdo por parte de los fundadores del start-up.

Desde el punto de vista de los inversionistas, la ganancia está supeditada al límite de la conversión y al descuento sobre las acciones preferentes al momento de la conversión, lo cual traslada el riesgo del precio a los socios fundadores del start-up.

Si bien la figura cuenta ya con unos años, sigue llamando la atención en el mundo entero y constituye una inmensa posibilidad de desarrollo tanto para los nacientes start-up como para los inversionistas.