Opinión

Planeación como optimizador empresarial

La implementación de elementos como organización y planeación, fueron posiblemente el éxito en las civilizaciones más antiguas y sin duda, es el éxito de algunas empresas e instituciones modernas. La incorrecta aplicación de estos ha generado las peores crisis y fracasos empresariales.

El fracaso empresarial, en ciertos casos, puede estar dado por el excesivo nivel de cargas fiscales y laborales, su desconocimiento y complejidad impiden el cabal desarrollo y objetivos propios de los entes económicos.

En Colombia la organización junto con la planeación empresarial, no solo son elementos indispensables para triunfar, sino que ayudan a sobrellevar las cargas generadas por la desorganización estatal. Esta desorganización ha traído consigo una cantidad de trabas en las entidades oficiales y legislaciones erróneas que han obedecido a criterios momentáneos.

Los elementos de organización y planeación en el mundo empresarial no pueden aislarse y por el contrario el uno debe estar íntegramente relacionado con el otro. Estos elementos en la mayoría de los casos logran impulsar al empresario.

Así, dentro de los fines de la planeación, no solo se encuentra la adecuada organización de la empresa, sino también la elaboración de un plan de acción y el conocimiento del mercado, con el fin de buscar factibilidades económicas de la empresa y su optimización de recursos.

Dentro de la factibilidad económica de la empresa, debe hacerse un estudio de su nivel de tributación, para adoptar las medidas necesarias que permitan cumplir con las normas fiscales y disminuir hechos que puedan aumentar el nivel de imposición.

Debe conocerse la ley tributaria para: i) evitar incurrir en hechos gravados fuera de lo normal; ii) no ser objeto de sanciones; y iii) aprovechar beneficios y exenciones otorgadas por la ley.

Por ejemplo, dentro de los beneficios que la ley otorga, se encuentran las exenciones en los aportes a cajas de compensación familiar por las empresas jóvenes. También encontramos beneficios tributarios relacionados con fuentes no convencionales de energía (Fnce) o las exenciones de que trata el protocolo de la Alianza del Pacífico, por mencionar algunos.

Es importante mencionar que las medidas de planeación implementadas por un ente económico no deben tener solo como finalidad directa la obtención de un provecho tributario, sino que deben obedecer a criterios comerciales y de negocios.

En caso de que un ente económico utilice artificiosamente ciertas formas jurídicas con el único propósito de obtener un beneficio fiscal, este podría incurrir en abuso en materia tributaria y ser objeto de sanciones económicas.
Así, la adecuada planeación y organización interna de las empresas no solo marcan los pasos a seguir para cumplir objetivos, sino que ayuda a optimizar recursos, evitar sanciones y garantizar el cumplimiento establecido por la ley para alcanzar metas reales.