miércoles, 16 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Impulsar el desarrollo personal y profesional de sus colaboradores es el primero de los compromisos de la Corporación Kimberly-Clark en Colombia.

Así lo confirma una trayectoria de 46 años en el país durante la cual no solo han sido líderes en los segmentos productivos en los que participan sino que se han posicionado como una de las empresas con mejor ambiente laboral para mantener una premisa que recitan con orgullo: “trabajar para esta compañía es lo mejor que le puede suceder a cualquier persona”.

Para lograrlo, no solo es crucial alcanzar un desempeño óptimo en las labores de sus colaboradores sino también garantizarles crecimiento profesional.

“Tenemos una gran apuesta por el desarrollo sostenible, que pone en valor la diversidad y el progreso y estamos comprometidos con hacer las cosas bien y con pasión”, resaltó Federico Restrepo, gerente general de K-C Colombia, respecto a sus programas en desarrollo de talento desde tres frentes: una carrera sólida, intercambio de conocimiento y espacios seguros y atractivos para trabajar.

Lo anterior se logra a través del área de Liderazgo y Cultura Organizacional dentro de la firma, cuyo principal objetivo es articular la visión de gestión humana a nivel integral.

“Desde allí se formulan y edifican las condiciones ideales para el estímulo de nuestros colaboradores actuales, apoyándolos en sus actividades diarias”, explicó Restrepo.

A cierre de 2012 Kimberly sumó 3.266 empleados directos. Para reforzar sus habilidades, se destinaron 20.148 horas a formación virtual y presencial, de manera que cada uno recibió un promedio de 15 horas al mes.

Junto a esa capacitación, se desarrollaron iniciativas para concluir el bachillerato, progresar en su nivel de escolaridad y potenciar sus competencias administrativas. Solo para la finalización de la etapa escolar se destinaron $106 millones para el beneficio de 105 personas.

Para los anteriores programas se han abierto espacios tanto en tiempo como en infraestructura para incentivar a los colaboradores a invertir en sus capacidades sin perjudicar su desempeño.

Como resultado de las mencionadas iniciativas el año pasado se graduaron 381 colaboradores graduados en bachillerato y otros tantos en técnicas de mercadeo, tecnología, electromecánica, mecatrónica, salud ocupacional, prestaciones sociales y gestión de producción.

En cuanto a su apuesta por las nuevas generaciones, Kimberly ofrece oportunidades a jóvenes talentos vinculándolos como practicantes. Así, en 2012 entraron 32 estudiantes universitarios y 49 aprendices del Sena.

Cuidado desde la salud ocupacional
Para proteger la seguridad de los trabajadores Kimberly-Clark implementó el sistema de gestión EHS (Environmental, Health & Safety) a través de un departamento que se encarga del monitoreo constante de indicadores de gestión y comportamiento en los colaboradores, con el objetivo de cumplir con metas de salud y seguridad ocupacional. Asimismo, se impulsó el cumplimiento de las normas de prevención, seguridad e higiene con iniciativas como ‘Estrellas Seguras’ y ‘Kultura de prevención’.