Torres Xiagua y Los Ocobos, en Cundinamarca; Palmetum Park y Jardín Andaluz en el Valle; El Paraíso, en Antioquía; y Molinos de la Pampa, en Nariño, están entre los proyectos

Natalia Molano Torres - nmolano@larepublica.com.co

Es común ver elementos de construcción sostenible en edificios de oficinas y centros comerciales, pero no muchos en el sector de vivienda. Sin embargo, esa situación está cambiando con la entrada de proyectos residenciales con estándares de sustentabilidad al mercado.

Muestra de eso es que durante la décima edición del encuentro de construcción sostenible Construverde, organizado por el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (Cccs), se entregó la certificación a viviendas de este tipo, con la novedad de que cuatro corresponden a proyectos de VIS (Vivienda de Interés Social).

De acuerdo con la entidad, más de 2.200 unidades de vivienda se encuentran en proceso de certificación en Antioquia, Cundinamarca, Nariño y Valle del Cauca; Torres Xiagua Club Residencial y Los Ocobos, en Cundinamarca;  El Paraíso, en Antioquía; Palmetum Park y Jardín Andaluz en Valle del Cauca; y Molinos de la Pampa, en Nariño, son algunas de estas iniciativas.

Estas obras, además de contar con infraestructura que permite ahorrar cantidades relevantes de agua y energía, deben concentrarse en generar condiciones de salud y bienestar, al tomar en cuenta variables como la localización del proyecto, su cercanía a espacios abiertos y naturales, el uso de materiales con criterios de sostenibilidad, además de emitir información transparente respecto a su química, sus procesos de manufactura y la calidad ambiental interior de la vivienda.

De acuerdo con Viviana Valdivieso, directora ejecutiva del Cccs, que las constructoras le apuesten a diseñar viviendas sostenibles se debe, en cierta medida, a que el sector privado ha entendido su rol en el desarrollo sostenible del país y la factibilidad de invertir en este tipo de proyectos inmobiliarios.

“Los sistemas de certificación en sostenibilidad integral como Leed o Casa Colombia han permitido elevar el desempeño de todos los actores de la cadena de la construcción. No solamente industrias de materiales y firmas de diseño de arquitectura, sino también empresas de consultoría especializada en sistemas técnicos, entre otros”, señaló la directiva.

Colombia es el cuarto mercado en América Latina en certificación Leed con proyectos en 52 ciudades, 24 departamentos, e inversiones cercanas a $23 billones. Aunque este sistema abarca a otras construcciones más allá de proyectos de vivienda y basa sus estándares en normas internacionales, la certificación Casa contempla la realidad económica, social y ambiental del país, así como los retos de desarrollo en lo que de vivienda sostenible se trata.

LOS CONTRASTES

  • Viviana Valdivieso Directora ejecutiva del Cccs

    “El concepto de construcción sostenible va más allá del ahorro de agua y energía. Tiene que ver con la generación de condiciones de salud y bienestar”.

  • Ernesto EstefanPresidente de Contempo

    “Desde de la construcción de propiedades sostenibles, también le estamos apostando a fomentar la creación de lo que serán comunidades sostenibles”.

Así lo afirmó Ernesto Estefan, presidente del Grupo Contempo Colombia, el cual, con el proyecto llamado Torres Xiagua, obtuvo la certificación Casa en diseño sostenible en la última edición de Construverde.

Con la edificación, que cuenta con más de 90 viviendas, la constructora le apuesta a ayudar a formar comunidades que se convertirán en sostenibles gracias a las herramientas de infraestructura y diseño que brinda una edificación avalada con un sello ambiental.

Además de Contempo, compañías como Syma también construyen viviendas, que además de ser sostenibles, están dirigidas a hogares formales e informales con ingresos inferiores a los dos salarios mínimos legales vigentes, las cuales cuentan con un acompañamiento constante en diversos campos antes de efectuar la compra de la vivienda.

“Nuestra apuesta es demostrar que la política de vivienda social sostenible puede llegar a los municipios de menos de 50.000 habitantes, los cuales corresponden a 80% del país”, afirmó Mauricio Sánchez, cofundador de la entidad, que también participó en Bbva Momentum, un programa para emprendimientos que plantean soluciones sostenibles a problemas sociales y medioambientales.

Las razones del crecimiento

Si bien la edificación de casas o apartamentos sostenibles requiere un mayor nivel de inversión de las compañías del sector, la construcción de viviendas sostenibles va en crecimiento.

Así lo muestra la ‘Encuesta cambio climático, crecimiento verde y competitividad: percepción de empresarios en Colombia’, en la que se evidenció que 70% de los ejecutivos sondeados afirmó que comprenden el impacto ambiental que generan sus compañías.

Según Gustavo Yepes, experto en sostenibilidad, un factor que aporta a la concientización por parte de diversas entidades es este tipo de certificaciones. “Estos sellos comienzan a constituirse como un factor diferenciador para las construcciones, ya que ahora existen clientes que solo quieren comprar viviendas que cuenten con avales ambientales. Entonces, si bien no resulta obligatorio tenerlos, ya se está convirtiendo en una exigencia de mercado”, concluyó el experto.

Incluso, cada vez más empresas le están apostando más a estos estándares verdes. Muestra de ello es que 21 proyectos inmobiliarios recibieron una distinción en la certificación de sostenibilidad integral con Leed (Leadership in Energy & Environmental Design) en el marco de la nueva versión de Construverde.

También se reconocieron proyectos certificados con Casa Colombia, el sistema de certificación enfocado en la vivienda social sostenible en el país.