.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Empresas,¿son de verdad socialmente responsables?
miércoles, 28 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

LR

Resulta común escuchar a los Gerentes y Directivos de las empresas medianas y pequeñas y alguno que otro de una grande, lanzar expresiones como: “entendemos que cosas como la gestión de la calidad, la responsabilidad social y la reputación son importantes, pero en esta empresa no contamos con los recursos para sufragar los costos que representan”; “nuestra primera responsabilidad es con los dueños (o accionistas) de la empresa, sólo cuando obtengamos ganancias le podremos retribuir a la sociedad”; “para responsabilidad social tenemos una división que adelanta programas de desarrollo social”; o, finalmente, “¿responsabilidad social? No tenemos el personal suficiente ni lo podemos pagar en estos momentos, más adelante, quizá.”

Todas estas frases, forman parte del intenso debate que se ha desarrollado en el transcurso de los últimos años sobre el significado de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y sus implicaciones, lo que aún incluye un fuerte componente de interpretaciones erróneas y conceptos equivocados. Sin embargo, la sola permanencia del debate y el crecimiento de su intensidad, demuestra la sensibilidad creciente sobre la relevancia que este nuevo enfoque tiene para las empresas que desean permanecer en el mercado durante largo tiempo, máxime cuando se trata de un concepto que impacta de forma directa la percepción y posicionamiento de la empresa en la sociedad en general. Así las cosas, es importante que empecemos por generar consenso sobre lo que es y lo que no es la RSE y lo que en verdad significa para el desarrollo de las empresas. El primer elemento, sobre el que deberíamos ponernos de acuerdo fácilmente, es que gestionar nuestras empresas con base en la RSE es una decisión voluntaria. Debe surgir de la profunda convicción de que se trata de un camino expedito para la sostenibilidad del negocio y su crecimiento constante. No olvidemos que las dos primeras obligaciones de toda empresa son abrir cada día y crecer.

El segundo elemento, pero igual de importante, es que la RSE nos vuelve competitivos, una característica que nos impulsa a superarnos día a día y a mejorar la propuesta de valor, permitiéndonos cumplir la tercera obligación de toda empresa: ser mejores.

En resumen, la RSE se establece como una apuesta voluntaria de las empresas para implementar acciones no obligatorias pero que, necesariamente, deben ser motor de competitividad en un entorno de exigencia creciente.Con esta base sólidamente establecida, podemos avanzar en la definición, dejando en claro que algunas acciones que tradicionalmente se han entendido como “socialmente responsables”, no constituyen por sí misma la RSE. No se debe confundir RSE con altruismo, mecenazgo, caridad, programas de reciclaje o de ahorro de energía, socialismo o sindicalismo. Lo que define más fielmente la RSE es su identidad con la sostenibilidad o el desarrollo sostenible en su triple componente de rentabilidad: económica, social y ambiental.

Por consiguiente, la RSE debe entenderse como el compromiso que las empresas comparten con el resto de actores (gobierno, ciudadanía, sociedad civil, etc.) para que la sustentabilidad de la sociedad y el planeta sean posibles en el largo plazo. Incluso, algunos ya proponen que el término RSE se reemplace por sostenibilidad ili. mpresarial o corporativa.

¿Qué significa ser responsable?
Puede dar lugar a diferentes abordajes, lo cierto es que es muy fácil establecer si una empresa lo es o no, con base precisamente en lo que se encuentra detrás de la definición: asegurar la satisfacción razonable de las expectativas de sus grupos de interés. En otras palabras, buscar la rentabilidad equilibrada en una triple cuenta: económica, ambiental y social, sin que uno de estos rubros domine.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Industria 27/09/2021 P&G se compromete a tener cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2040

La compañía también estableció nuevos compromisos en materia de sostenibilidad para 2030 como reducir las emisiones 50%

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL