.
EDITORIAL Solo si los balances mejoran, el país mejora
jueves, 14 de mayo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los resultados empresariales de 2014 deben hacer pensar al Gobierno si es oportuno estructurar, este año incierto, una reforma tributaria estructural

 

Usted tiene en sus manos los resultados reales de las empresas durante el año pasado, cifras que compila y publica oficialmente la Superintendencia de Sociedades durante el primer trimestre de cada año. Esos resultados tienen muchas lecturas y a partir de ellos se pueden sacar varias conclusiones. Por ejemplo, las cifras demuestran una dañina alta dependencia al sector minero energético; como también se puede decir que un crecimiento de 7,2% en las empresas del sector real es positivo si se compara con el Producto Interno Bruto del mismo periodo, que fue de 4,6%. Los análisis -como siempre- dependen de los ojos con se miren las cifras.

Las ventas de las 2.000 empresas más grandes crecieron 7,2%, porcentaje que representa $594 billones, una cifra que podría ser mayor si no fuera porque el sector minero y de hidrocarburos tuvo una caída de 0,43% en sus ingresos y peor aún, un descenso de 45,64% en sus ganancias, pues pasó de  $20,21 billones a $10,98 billones. En pocas palabras, la economía colombiana es muy vulnerable a lo que ocurra con el petróleo, esa es la gran lección económica de los últimos meses.

En general los balances no son tan buenos como para hacer fiesta, se siente el impacto del estado de la economía global. A los ojos de la Supersociedades, es importante resaltar que las empresas se encuentran en un proceso de adopción de las Niif o reglas contables internacionales, pero el reporte del año pasado se hizo con el método anterior. No se tuvieron en cuenta las entidades financieras como bancos, comisionistas, aseguradoras, entre otras. Durante 2014, los sectores que más aportaron al crecimiento de los ingresos operacionales fueron: servicios (33,8%),  comercio (29,09%) y  manufactura (29,07%). Y las ganancias de las 2.000 empresas analizadas alcanzaron los $48,55  billones, una cifra baja si se cruza con la cascada tributaria a la que se someten este año.

Es fundamental que durante este 2015 -que ya toca el segundo semestre- las cosas mejoren para las empresas, pues de su actividad depende la mayor generación de empleos, las exportaciones y el bienestar de las familias. No parece un buen año, pues la presión política tristemente está nuevamente por encima de bienes superiores sociales como es la economía y el fin del conflicto. Estamos seguros de que si los balances empresariales mejoran, el país mejora en todos sus indicadores. Somos optimistas y eso nos lleva a creer que con un crecimiento superior a 3,2%, una tasa de cambio estable en $2.400 y unas tasas de intervención alrededor de 4%, hay un escenario de optimismo.

No se sabe qué es más fácil en términos económicos, o mejor qué es lo que más vende, pero entre el pesimismo a ultranza y el optimismo moderado, está claro que siempre nos inclinaremos por mostrar la cara amable y futurista de las situaciones.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/06/2021 Las protestas y la “teoría de las ventanas rotas”

Lo que ocurre en Puerto Rellena en Cali, Los Héroes y el Portal Las Américas en Bogotá pueden sustentar la idea de que el caos urbano trae más caos y habilita la violencia

Editorial 24/06/2021 El trabajo por horas y la jornada laboral

En lugar de meterse en la costosa reducción de la jornada laboral semanal, el Congreso debería apurar la legislación del trabajo por horas que convence más a los jóvenes

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

MÁS EDITORIAL