.
EDITORIAL Oportunidad de mejorar prácticas empresariales
miércoles, 11 de marzo de 2020

Si descontamos que el país puede asimilar los bajos precios del petróleo, queda el Covid-19 como algo para enfrentar y no hay otra manera de hacerlo que verlo como una oportunidad

  • Editorial

Desde la primera revolución industrial, la masificación global de las fábricas y del constante desarrollo de nuevas empresas en distintos sectores, los modelos de funcionamiento corporativo no han cambiando radicalmente. Las estructuras jerárquicas, piramidales y largas jornadas de trabajo son casi las mismas en poco más de un siglo; hasta el punto de que si reviviéramos a un empleado ordinario de un supermercado o un banco y le asignáramos tareas, horarios y un poco de entrenamiento, ese hombre de 1900 podría desempeñarse en los mismos esquemas y oficios durante 2020. Quizá la gran diferencia estaría en la calidad de vida, la remuneración o el acceso a mayor entretenimiento, pero igual tendría una jerarquía laboral muy similar, iguales jornadas de trabajo y poco tiempo para desarrollar sus propias nuevas ideas de negocios.

Ni las guerras ni las pandemias ocurridas a lo largo de las cuatro revoluciones industriales han cambiado radicalmente la manera como trabajan las empresas y simples alternativas como el teletrabajo, no es muy habitual que tenga espacio -sobre todo- en la mentalidad de los gerentes y presidentes nacidos bajo la marca de “baby-boomers” o “generación X”; personas mucho más habituadas a estar más de 40 horas en la oficina, durante los siete días de la semana y por más de 50 semanas al año. Incluso, esa idea preelaborada de lo que significa trabajar, ir a la oficina, gerenciar una empresa o administrar empleados, no ha sido sometida al estrés necesario de la competitividad moderna; tal vez sea una de las razones para explicar la pérdida de competitividad permanente ante las nuevas tecnologías.

Y situaciones como a la que ahora se enfrenta el mundo con la pandemia del Covid-19 obligan a probar nuevos esquemas laborales o formas de hacer el mismo trabajo, pero en distintos horarios y lugares. Por ejemplo, las universidades están dando un paso muy importante en olvidarse o cambiar de foco de los enormes campus contemplativos para atraer a sus estudiantes, en desarrollo de las aulas virtuales. La Universidad de Harvard, una de las mejores del mundo, está tomando el camino de menos ladrillo y más contenido; camino que en Colombia ha seguido la Universidad de Los Andes que está enfrentando el riesgo de contagio con apurar más su virtualidad.

En tiempos del Covid-19, el teletrabajo, las jornadas reducidas y la virtualidad, son una solución hecha a la medida para enfrentar esa amenaza; y más aún, en una ciudad como Bogotá (la metrópoli con el peor tráfico del mundo) debe haber un desarrollo superior, de soluciones o de cambios radicales de la manera como se trabaja, pero todo está en la cabeza de quienes toman las decisiones; hay quienes creen que solo se produce o se genera riqueza bajo la mirada inquisidora de un jefe, descartando de tajo los adelantos tecnológicos nativos de la cuarta revolución industrial. Claro que hay profesiones, oficios y sectores económicos que no están diseñados para teletrabajar, pero las jornadas sí pueden ser más productivas con las herramientas tecnológicas. La banca, por ejemplo, está mandada a recoger tal y como hoy la conocemos, eso si se apuran o se masifican más los pagos electrónicos y las autoridades garantizan la vigilancia y la seguridad del dinero. Está claro que el Covid-19 es una oportunidad para reinventar la manera como trabajamos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/10/2021 El Presupuesto no puede ser una “ley de leyes”

Hace mal el Congreso en colgarle arandelas al Presupuesto General de la Nación, pues no solo pierde su norte sino que lo pone en riesgo ante una posible revisión constitucional

Editorial 20/10/2021 “Restablecer el respeto por las empresas”

Los presidentes gremiales Bruce Mac Master y Juan Martín Caicedo piden “restablecer el respeto” y que las empresas afectadas en Hidroituango no se señalen sin tener pruebas

Editorial 19/10/2021 Contenedores, fletes y cuentos para Navidad

Es inédito que el floreciente e-commerce use durante la destorcida del consumo, luego de más de año y medio de pandemia, la escasez de contenedores para incumplir y subir precios

MÁS EDITORIAL