.
EDITORIAL Opinión pública bipolar
miércoles, 29 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Las encuestadoras miden por estos días el pulso de cómo va el país y cómo nuestros gobernantes, ¿Cuál es la tendencia?

Preguntarle a la gente cómo va el país cuando todo está enrarecido es igual que consultar la opinión de un hincha sobre su equipo al salir del estadio luego de verlo perder. Nada más maleable que la opinión pública en periodos convulsivos como los que vivimos por estos días en Colombia. Distorsionados por varios ingredientes crónicos y algunos cíclicos, tales como la incertidumbre por el futuro de los diálogos con la guerrilla en La Habana; las constantes revisiones a la baja del crecimiento económico para este año; la resurrección de la inflación; el desespero citadino por la movilidad en las principales ciudades; y hasta el precio del petróleo y la devaluación del peso.

En términos de estadística, las cosas se pueden ver medio llenas o medio vacías, es solo cuestión de puntos de vista y de intencionalidad de la comunicación. No podemos caer en descalificar los estudios cuantitativos a la opinión pública, pues son un insumo de primera calidad para la toma de decisiones en políticas públicas y en inversiones privadas. Según el Gallup Poll, que hoy se publica, el país pierde optimismo aceleradamente, una situación siempre previa a una contienda electoral como la que se avecina, en donde las fuerzas políticas enfilan sus baterías en contra de lo que han hecho los actuales gobernantes locales y regionales, haciendo dudar al elector, forzándolo a que mire que todo está mal, que nada funciona. Eso en lo que tiene que ver con la favorabilidad o desfavorabilidad de los alcaldes y gobernadores, pero en términos económicos no podemos ver todo con lentes oscuros en una ciencia social que es cíclica.

Es curioso que la gente opine que la economía va mal cuando se pide evaluar su manejo por parte del Ejecutivo, pero hay un fuerte acento a que todo es mejor cuando se le pide ranquear los problemas que más le preocupan, en donde el primero es el transporte, la salud, las pensiones, la movilidad, etc., todas esas cosas que suman juntas. En segundo lugar está el orden público y la inseguridad, y muy en tercer lugar se quejan por la economía. No es que la opinión púbica sea bipolar, que una vez vea las cosas bien y otras muy mal, sino que el contexto en que se sondea a la gente sí afecta las percepciones. Bruhn Jensen en sus metodologías de investigación de la opinión pública, plantea que el momento en que se realicen determina notablemente los resultados, y la comunicación que se desprenda de estos será la que forme opiniones públicas.

Hay ciudades muy optimistas como Barranquilla, Bucaramanga y en menor proporción Medellín, y eso no se puede generalizar, pues hay capitales como Cali y Bogotá donde el pesimismo se ha hecho una forma de vida. La actitud de cómo se ven las cosas también afecta las decisiones. 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 02/08/2021 Dos debates que deberían darse juntos

El Congreso debe debatir sobre impuestos y presupuestos, temas que tienen que ir más unidos para que el deber de pagar impuestos se asocie con el derecho a pedir

Editorial 31/07/2021 Las cosas vuelven a niveles prepandemia

El balance del empleo en junio mejora: hubo 20,6 millones de personas ocupadas; 16,2 millones inactivas, para un desempleo al sexto mes del año, en el total nacional, de 14,4%

Editorial 30/07/2021 Tras las líneas del discurso de Pedro Castillo

Las palabras del nuevo presidente de Perú, en su toma de poder, están cargadas de aires bolivarianos que ya se habían escuchado a Chávez y cae en los mismos resentimientos

MÁS EDITORIAL