.
EDITORIAL La coyuntura económica es un cuento chino cierto
lunes, 24 de agosto de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

China está dando muestras de haber entrado en un proceso de desaceleración que le pasará la cuenta de cobro a los emergentes

El fondo de la realidad económica de estas últimas semanas de agosto tiene mucho que ver con lo que está pasando en China. Luego de tres micro devaluaciones gota a gota que marcaron el último par de semanas y de la aplicación de infructuosas medidas financieras como fue permitir que los fondos de pensiones pudieran invertir en el mercado secundario, especialmente en obras de infraestructura, el mundo financiero global ha percibido que las cosas en la segunda economía más grande no van tan bien como hace algunos años cuando el gigante asiático crecía a tasas superiores de 8% y se herejía como el mayor comprador de materias primas para abastecer la llamada fábrica del mundo.

Ayer la Bolsa de Shanghai cayó 9% en sus índices acumulados; el petróleo retrocedió a precios históricos de 2009, a US$42 por barril de Brent y las bolsas de todo el mundo experimentaron un lunes negro que literalmente fue teñido por cifras en rojo. El barril de crudo, tanto Brent como WTI, está en sus niveles más bajos de los últimos siete años, en un contexto económico marcado por la incertidumbre de lo que está sucediendo en realidad en el mercado chino y por el exceso de oferta de los países productores de crudo. El mundo no había experimentado un frenazo de la economía china y la angustia de sus gobernantes para mantener el tan anunciado boom de ese país que supera los 1.200 millones de habitantes. Mientras que para las finanzas internacionales la situación china es una grave perturbación de los mercados emergentes que tenían ese mercado como prioritario, para los políticos de Pekín es una situación de política interna de alarma, pues la percepción de bienestar en algunas de sus populosas ciudades había calado muy hondo y un aterrizaje forzoso puede desencadenar en graves protestas.

La situación de China va a marcar la agenda regional máxime si tenemos en cuenta que ese país es el principal mercado de exportaciones de vecinos como Brasil, Perú y Chile, y que sus grandes inversiones en la región son fundamentales para el desarrollo del continente. Si China frena en seco su crecimiento, una gran parte de las exportaciones de bienes primarios pueden verse perjudicados y ahondar gravemente el déficit de varios países y en línea agravar la situación de las macro devaluaciones que se han registrado en las últimas tres semanas.

La crisis de las petroleras y las mineras se contagiará rápidamente a las compañías del sector siderúrgico, pues China es el mayor comprador de metales para la construcción como el acero. Está claro que tendremos un septiembre y octubre de mucha expectativa económica en donde los gobiernos deben actuar de manera asertiva. Algunos países hablan de poner en cuarentena a las economías dependientes de china y en el vecindario hay muchas.

MÁS DE EDITORIAL

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

MÁS EDITORIAL