.
EDITORIAL Iniciar la discusión del salario mínimo
martes, 31 de octubre de 2017

Es clave empezar por analizar los salarios por sectores, regiones o por horas, discusión enfocada a empleos de calidad que vayan por la formalidad

Editorial

La discusión del salario mínimo se da en medio de las fiestas de fin de año y con el afán y la frescura características de esos días. Quienes intervienen en el importante debate económico-empresarial siempre tienen las mismas posturas desde hace más de 3o años y los avances no se ven.

La discusión del salario mínimo es un asunto puramente decembrino con todas las implicaciones que esto tiene: poco serio en lo académico; a destiempo y con mucho afán; nada profundo, sin estudios económicos sectoriales ni empresariales; sin participación comprometida de los gremios y cargado de un tufillo de simple compensación y para nada estructural, sobre todo en lo que tiene que ver con sus implicaciones como unidad de reajuste de las sanciones judiciales y de tránsito.

Es una discusión árida con un solo objetivo que pocas veces se consigue. Las fuerzas tripartitas que allí coinciden solo tiene la meta de llegar a un porcentaje que por lo general lo zanja el Ministerio de Trabajo, que es una suerte de árbitro entre trabajadores -representados por los sindicatos- y empresarios por los gremios de la producción.

Siempre se repite la misma mecánica que comienza desde septiembre y se va agitando en los últimos días del año, cuando sea un imperativo económico subir los salarios, aplicar las multas y revelas alzas en las sanciones. Los trabajadores siempre hablan de un incremento desmesurado que nunca consiguen, tipo 10%, 12% y hasta 15%, una cifra sacada del sombrero, no soportada por investigaciones ni mucho menos por econometría. Por su parte, los gremios llevan cifras 50% más bajas, de entre 4% y 7%; la mayoría de las veces basadas en investigaciones propias, de cada sector sin tener en cuenta comportamientos globales. Y en ambos lados se esgrimen los principios constitucionales de mantener el poder adquisitivo. Es una discusión poco profunda y que no ha evolucionado.

La fórmula para subir el salario mínimo tiene en cuenta los porcentajes de la inflación causada, la inflación esperada, dadas por el Banco de la República, más la productividad anunciada por Planeación Nacional. Con esta base tradicional, la discusión para este año podría estar en torno a 5% (que resulta de la inflación proyectada en 4% más el punto adicional que debe sumarse) para quedar en $775.340 aproximadamente y el auxilio de transporte llegaría a cerca de $87.380 para $812.720. En 2017, el alza fue 7%, para un salario mínimo actual de $737.717 el salario mínimo, más el auxilio del transporte de $83.140. Esa decisión salarial afecta a más de dos millones de colombianos, pero a todos vía multas y sanciones judiciales.

Este año que poco a poco llega a su final fue distinto por la siguiente situación: el salario mínimo subió 7% y la inflación solo subirá máximo a 4%, ese diferencial de 3%, es un avance en términos macroeconómicos y de ingresos de las familias. Por primera vez en muchos años los ingresos básicos no se vieron lastimados por la variación de precios. Hay que iniciar ya una discusión seria que explore nuevas maneras se ajustar el salario mínimo; revisar qué se hace en otros países; miras los sectores económicos; analizar si siempre debe ser en diciembre, y lo más importantes, si debe ser por regiones, sectores o simplemente por horas para caminar con paso firme hacia la formalización. Si discutiéramos una hora de trabajo, la economía regional pudiera ser más comparativa con sus pares.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/09/2021 Las cosas que marchitan el sistema pensional

Los fondos privados pueden quejarse de que no hay muchas condiciones para competirle a Colpensiones luego de que el Gobierno apoyara cambiar de regímenes en el presupuesto de 2022

Editorial 22/09/2021 Los vasos comunicantes de Evergrande

China debe evitar que su segundo promotor inmobiliario se convierta en un nuevo Lehman Brothers y que una crisis financiera de escala global se sume a los coletazos de la pandemia

Editorial 21/09/2021 El imperativo de atraer inversión extranjera directa

Todo rally presidencial en el exterior debe medirse por su efectividad para atraer inversión extranjera, que de lograrse, daría el empujón que necesita la generación de empleo

MÁS EDITORIAL