jueves, 25 de junio de 2020

Todo parece indicar que en abril se tocó fondo en materia económica y la reactivación empezará a evidenciarse en las cifras de las empresas, que se adaptan a la nueva normalidad

EditorialLR

Pareciera que el golpe más fuerte en el tejido empresarial, que llegó por cuenta de las cuarentenas para prevenir los contagios de covid-19, ya pasó y se tocó en abril. Por lo menos eso dejó ver la más reciente encuesta empresarial y comercial de Fedesarrollo para mayo, que también evidenció que las expectativas de operación para los próximos tres meses son más positivas, con 89,6% de los empresarios asegurando que no planea realizar alteraciones en el funcionamiento de su empresa a causa del coronavirus.

Esto demuestra una gran resiliencia por parte de los empresarios locales, que según la misma entidad han desarrollado nuevas líneas de negocio, han implementado nuevos medios de pago y han creado nuevas alianzas para mantener sus operaciones en los próximos meses, que aún se ven con mucha incertidumbre, ya que todavía no hay una vacuna o un medicamento efectivo contra la enfermedad, y hay ciudades como Bogotá, Barranquilla o Cartagena que vienen creciendo a tasas preocupantes en el número de casos positivos de contagio.

El alza de la confianza comercial de 16,3 puntos porcentuales (pps) frente al mes anterior y de la confianza industrial en 14,4 (pps) no solo es una buena noticia, sino que debe ser un impulso para que el Gobierno Nacional y los gobiernos locales evalúen con cuidado los planes de contención del virus para el resto del año, con el fin de que estos no afecten esa recuperación de parte del tejido empresarial, ni la curva de contagios para preservar la salud de la población.

Pese a que hay positivismo y precisamente las expectativas de los industriales sobre la producción del próximo trimestre tuvo un alza de 30,1 pps en el indicador, hay que ser cautelosos, ya que cualquier paso en falso, como la falta de control de protocolos en el día sin IVA, pueden derivar en la pérdida de todo lo que se ha construido hasta el momento. No hay que olvidar que Colombia destaca por su manejo de casos frente a países pares en la región.

Una buena opción es el estricto control de los protocolos de apertura, tanto en la formalidad como en la informalidad. La responsabilidad de los propios empresarios en cumplir con esos protocolos será fundamental para que se reactive la confianza. El control efectivo de los focos de infección, con pruebas focalizadas para detección activa de casos, tratamientos en casa, aislamientos supervisados de casos positivos, y el impulso de las campañas de autocuidado y distanciamiento social no se pueden quedar en folletos.

En este momento más que nunca es pertinente aplicar estas medidas que requieren de la responsabilidad individual, ya que esa recuperación de las empresas es la que liderará a su vez la reactivación del empleo para los próximos meses, que sigue sin mostrar mejoras considerables y que según los últimos datos del Dane llegó a los peores niveles en más de 30 años. Según la encuesta de Fedesarrollo pese a la mejora en la operación, con casi 50% de las empresas operando a 100% y 47% con funcionamiento parcial, muchas tuvieron que reorganizarse en la ‘nueva normalidad’ con una nómina más baja, y frente a enero, 44% redujo personal. Acá, también será fundamental el apoyo de la tecnología, para que, con las mejoras del comercio electrónico y el trabajo remoto, se puedan seguir reactivando sectores que aporten a la economía.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/10/2020 Los coletazos de la gran batalla contra Google

La demanda a Google por monopolizar los mercados de publicidad y búsquedas en internet será un caso que impactará el futuro de los negocios en basados en internet

Editorial 21/10/2020 “Obras son amores y no buenas razones”

En medio de la pandemia se ha entregado mucha infraestructura que señala el buen camino que debe tomar el país, pero para verlo, hay que ponerle más optimismo y ser más constructivos

Editorial 20/10/2020 Es imperativo hacer que la economía crezca

Cuando las necesidades de inversión afloran y los problemas se multiplican, no hay camino distinto que unirse en torno al crecimiento de la economía para salir adelante como país

MÁS EDITORIAL