.
EDITORIAL ¿Dólar caro, petróleo barato, gasolina cara?
sábado, 25 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El próximo fin de semana el Ministerio de Minas tendrá que fijar el precio del galón de gasolina para el penúltimo mes del año. 

Un noviembre que marcará el remate de 2014 y abrirá el sendero de lo que será 2015. Lo más probable, y así lo quieren los consumidores que somos todos, es que el precio del galón de gasolina y del Acpm se congele, tal como sucedió a medio año. Las razones de esta prospectiva son que si bien el barril de petróleo WTI ronda los US$82 y el Brent los US$85, el ritmo creciente de devaluación del peso se ha mantenido constante y la tasa de cambio ha llegado a niveles tolerables de $2.053.

El Ministerio no podrá forzar la fórmula del precio de la gasolina para que suba y justificar un alza leve con base en la revaluación del dólar frente al peso, pues mayor ha sido la caída del crudo en función de las importaciones de gasolina. El dólar caro, el petróleo barato, seguramente mantendrán una gasolina y un diesel al alcance de los consumidores y los transportadores. El mensaje que pueden enviar las autoridades energéticas manteniendo el precio de los combustibles, incluso bajándolos unos pesos, sería una muestra fehaciente de que el manejo de estas cifras clave para el mercado se hace en concordancia con las reglas técnicas, no bajo la presión de los gremios económicos afectados o beneficiados.

El peso de la gasolina en la canasta familiar no es tan despreciable y aún incide notablemente en el costo de muchos productos agropecuarios. El transporte en gran medida es afectado, no solo por los peajes, sino por el combustible que se le transfiere directamente al flete. Si el Ministerio de Minas analiza bien la situación de la gasolina puede ayudar al Banco de la República y al Ministerio de Hacienda a lograr las metas de la inflación, que bien vale la pena decirlo, ha repuntado en los últimos meses. Hay condiciones para que se congele o se baje el precio y de esta manera aportar el grano de arena para que el Índice de Precios al Consumidor se mantenga estable o tendiente a la baja, una de las situaciones más esperadas por las centrales obreras y los empresarios para empezar a discutir el salario mínimo.

El componente del IPC en la discusión del salario mínimo es fundamental y lo mejor es que este año se logre con creces ese 3% proyectado por el Gobierno, no un 3,5% que puede aparecer de un momento a otro si la inflación de los últimos meses del año no se controla. El fenómeno de El Niño nunca apareció durante el último trimestre y las centrales de alimentos registraron buenos abastecimientos, otro factor que redundará en beneficio de la meta que es hacer que los precios no tengan mayores variaciones. No hay que tomarse el incremento de la gasolina tan a la ligera, pues de esa decisión pueden depender muchas cosas que determinarán el nuevo año.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

MÁS EDITORIAL